Una revisión concluye que el consumo de carne roja no perjudica la salud

Una mayoría de personas puede continuar comiendo normalmente, según un panel de expertos

Una revisión concluye que el consumo de carne roja no perjudica la salud
mar 01 octubre 2019. 17.05H
Una serie rigurosa de revisiones de la evidencia ha encontrado poco o ningún beneficio para la salud por reducir el consumo de carne roja o procesada, según un estudio en el que han participado catorce miembros de siete países que publica la revista Annals of Internal Medicine.

Basado en una serie de cinco revisiones sistemáticas de alta calidad de la relación entre el consumo de carne y la salud, un panel de expertos recomienda que la mayoría de las personas puedan continuar consumiendo carne roja y carne procesada en sus niveles promedio de consumo actual. Las estimaciones actuales sugieren que los adultos en América del Norte y Europa consumen carne roja y carne procesada alrededor de 3 a 4 veces por semana.


Ensayos controlados aleatorios y estudios observacionales


Investigadores de la Universidad Dalhousie y la Universidad McMaster, en Canadá, junto con los Centros Cochrane Español (Iberoamericano) y Polaco, realizaron cuatro revisiones sistemáticas paralelas que se centraron tanto en ensayos controlados aleatorios como en estudios observacionales que abordan el posible impacto de la carne roja y el consumo de carne procesada en los resultados cardiometabólicos y el cáncer.


Los autores precisan que no consideraron razones éticas o ambientales para abstenerse de la carne en sus recomendaciones


Una quinta revisión sistemática abordó los valores y preferencias relacionados con la salud de las personas sobre el consumo de carne. Sobre la base de esas revisiones, un panel compuesto por catorce miembros de siete países votaron las recomendaciones para el consumo de carne roja y procesada. Su conclusión de que la mayoría de los adultos debería continuar comiendo sus niveles actuales de ingesta de carne roja y procesada, es contraria a casi todas las demás pautas que existen.

Entre 12 ensayos aleatorios que reclutaron a aproximadamente 54.000 individuos, los investigadores no encontraron una asociación estadísticamente significativa o importante entre el consumo de carne y el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes o cáncer.

Consumo semanal de carne roja


Entre los estudios de cohorte que siguieron a millones de participantes, los investigadores encontraron una reducción muy pequeña en el riesgo entre aquellos que consumieron tres porciones menos de carne roja o procesada por semana. Sin embargo, la asociación era muy incierta.

Además de estudiar los efectos sobre la salud, los autores también analizaron las actitudes de las personas y los valores relacionados con la salud que rodean el consumo de carne roja y procesada. Descubrieron que las personas comían carne porque les gustaba o la percibían como saludable y no querían cambiar sus hábitos.

Los autores precisan que no consideraron razones éticas o ambientales para abstenerse de la carne en sus recomendaciones, sin embargo, estas son preocupaciones válidas e importantes, aunque no afecten a la salud individual.


Recomendaciones Nutricionales



La mayoría de las recomendaciones nutricionales se basan en estudios observacionales poco confiables


Los investigadores utilizaron el proceso de desarrollo de la guía de Recomendaciones Nutricionales (NutriRECS), que incluye una rigurosa metodología de revisión sistemática y métodos Grade para calificar la certeza de la evidencia para cada resultado y pasar de la evidencia a las recomendaciones dietéticas para desarrollar sus pautas.

Según los autores, esto es importante porque las recomendaciones de las pautas dietéticas requieren una consideración cuidadosa de la certeza en la evidencia, la magnitud de los posibles daños y beneficios, y una consideración explícita de los valores y preferencias de las personas.

La mayoría de las recomendaciones nutricionales se basan en estudios observacionales poco confiables. Sin embargo, los autores señalan que sus recomendaciones son débiles, basadas en evidencia de baja certeza. Es de destacar que puede haber otras razones además de las preocupaciones de salud para reducir el consumo de carne.

Los autores de un editorial acompañante de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana dicen que, si bien las nuevas recomendaciones están destinadas a ser controvertidas, se basan en las revisiones más completas de la evidencia hasta la fecha.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.