18 de agosto de 2017 | Actualizado: Viernes a las 15:30
Especialidades > Medicina Interna

Medicina Interna, primer destino de los ingresos por insuficiencia cardiaca

La especialidad registra 63.000 altas en un año de esa enfermedad

El coordinador del Grupo de Insuficiencia Cardiaca y Fibrilación Auricular de la SEMI, Luis Manzano.
Medicina Interna, primer destino de los ingresos por insuficiencia cardiaca
Redacción
Jueves, 30 de marzo de 2017, a las 14:20
Medicina Interna se consagra como la especialidad preferente de los enfermos con insuficiencia cardiaca en España. Solo en un año, se registraron más de 63.000 altas hospitalarias de esa enfermedad en los servicios hospitalarios de los internistas. Una cifra que representa casi un 10 por ciento del total de las altas de la especialidad.

Esta enfermedad lleva asociada una elevada mortalidad y una prevalencia que está en aumento debido a la hipertensión arterial (HTA) mal controlada y la cardiopatía isquémica de larga evolución en una población envejecida.

Además, la IC se acompaña con frecuencia de fibrilación auricular (FA). Dos enfermedades que se analizan en la XIX Reunión de Insuficiencia Cardiaca y Fibrilación Auricular de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), que se celebra en Oviedo el 30 y 31 de marzo.

“La mayoría de los pacientes con IC y FA de la vida real tienen una edad elevada, varias comorbilidades y en muchos casos una situación de dependencia, lo que dificulta el tratamiento y complica el pronóstico. Para atender adecuadamente a este tipo de pacientes es imprescindible una atención integral de todas las comorbilidades. Éste es el objetivo de las Unidades de Manejo Integral de Pacientes con IC (UMIPIC), basadas en Medicina Interna”, ha declarado el coordinador del Grupo de Trabajo Insuficiencia Cardiaca y Fibrilación Auricular de la SEMI, Luis Manzano.

Los retos para el futuro y los hitos de 2016 del Grupo de Icyfa

Una de las principales preocupaciones que tienen los internistas es que, como se comentaba anteriormente, la prevalencia de la IC no deja de aumentar en gran parte derivada de la HTA mal controlada y la cardiopatía isquémica, de larga evolución, en una población cada vez más envejecida.

“Estas enfermedades son las principales causas de IC y aún existe una insuficiente concienciación entre la población general de la importancia de establecer medidas preventivas eficaces, mediante el control de los factores de riesgo como el tabaquismo, el sedentarismo, la obesidad, el consumo excesivo de alcohol, la presión arterial, el colesterol y la diabetes mellitus, entre otros”, ha puntualizado el especialista, quien ha incidido en que resulta necesario aumentar las campañas de difusión del conocimiento entre la población general e implementar medidas que ayuden a los médicos a mejorar el control de estos factores de riesgo.   

Ensayo Clorotic y acuerdo con los cardiólogos

Por otra parte, el Grupo de Trabajo de IC y FA está llevando a cabo el ensayo clínico Clorotic, financiado por la Fundación de la SEMI, sobre el uso de diuréticos en pacientes hospitalizados con IC, cuyo diseño ya ha sido publicado.

Además de la contribución de la SEMI a la formación continuada mediante cursos y másteres en IC y FA, la Sociedad y la SEC han elaborado diferentes documentos de consenso, y han suscrito una propuesta conjunta para la organización compartida de nuevos modelos de atención al paciente con insuficiencia cardiaca en relación con programas y unidades de IC, que redundará en una mejor atención a los enfermos.

Guías de práctica clínica y registro RICA

Por otra parte, la publicación de las guías europeas de IC y de FA, en mayo y agosto respectivamente, supone una actualización en el conocimiento de ambos temas. Se ha reclasificado la IC con el establecimiento de un nuevo grupo cuando la fracción de eyección está entre un 40 por ciento y 49 por ciento –rango intermedio–, cuyas bases etiológicas y de tratamiento son aún inciertas.

Manzano subraya que continúa habiendo una asignatura pendiente con la IC con fracción de eyección preservada –mayor o igual del 50 por ciento–. “Para avanzar en el manejo de estos pacientes es necesario mejorar la comprensión de sus mecanismos fisiopatológicos y poder desarrollar esquemas terapéuticos eficaces”, ha apostillado.