23 de enero de 2018 | Actualizado: Martes a las 14:30
Especialidades > Medicina Interna

Los amigos, pieza clave en la adherencia al tratamiento de los diabéticos

El círculo de amistad puede llegar a influir en la manera en la que manejan los jóvenes que padecen diabetes tipo 1

El estudio ha contado con la participación de 400 jóvenes, de entre 14 a 25 años.
Los amigos, pieza clave en la adherencia al tratamiento de los diabéticos
Redacción
Miércoles, 27 de diciembre de 2017, a las 09:05
La forma de relacionarse que tienen los jóvenes con diabetes tipo 1 con sus amigos puede tener efectos importantes en la manera en la que manejan la enfermedad y controlan sus niveles de azúcar, según un estudio publicado en Diabetes Care y recogido por Reuters.

Una buena interacción puede ayudar a los adolescentes que padecen la enfermedad a aceptarla y seguir con el tratamiento. En cambio, si la relación es mala o poco fluida, el estudio evidencia que los pacientes se pueden angustiar y descuidar su terapia.

“Este fue uno de los primeros estudios en preguntar a adolescentes y adultos emergentes con diabetes tipo 1 sobre sus relaciones con sus amigos en un momento determinado y un año después”, explica a  Reuters Health Koen Raymaekers, autor principal del estudio. “Descubrimos que si existe una relación positiva con los compañeros en un momento determinado, el paciente padece menos angustia”.

Para este estudio se han reclutado a más de 400 jóvenes de entre 14 y 25 años, con diabetes tipo 1. Los participantes respondieron los cuestionarios calificando cómo se sentían sobre el apoyo que recibían de sus compañeros, así como sobre su percepción de la capacidad de respuesta de sus padres a sus necesidades.

La dificultad para relacionarse causa angustia a este tipo de pacientes

El equipo del estudio también midió la “orientación entre pares” (si los participantes eran más propensos a escuchar a sus padres o a sus compañeros). Los investigadores tuvieron acceso a mediciones de azúcar en la sangre a largo plazo y los jóvenes respondieron preguntas sobre su adherencia al tratamiento, así como sus niveles de angustia relacionados con la diabetes.

El equipo del estudio descubrió que tener compañeros de apoyo se asoció con menos angustia relacionada con la diabetes a lo largo del tiempo. Sin embargo, la orientación extrema de los compañeros se asoció con un mayor sufrimiento del tratamiento a lo largo del tiempo y un control del azúcar en la sangre más deficiente.

Por el contrario, la buena adherencia al tratamiento se relacionó con puntuaciones más bajas de orientación entre padres y compañeros, menos problemas de tratamiento y un mejor control del azúcar en la sangre. Los jóvenes que informaron tener padres más receptivos tendieron a tener menos problemas alimentarios con el tiempo, según los investigadores.

Si los pacientes indican que experimentan dificultades con las relaciones en su entorno, esto puede tener un impacto en su angustia relacionada con la diabetes y tal vez incluso en la adherencia al tratamiento y el control de azúcar en la sangre a largo plazo. “Además, algunos pacientes pueden experimentar su diabetes como una carga al interactuar con sus compañeros, y por lo tanto descuidan el tratamiento a favor de encajar con ellos”, añade Raymaekers.