20 de septiembre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 12:10
Especialidades > Medicina Interna

Las unidades de Medicina Interna, necesitadas de enfermeros

El estudio ‘Recalmin II’ advierte del aumento de la carga asistencial para los internistas en los últimos siete años

Antonio Zapatero, jefe de Medicina Interna del Hospital Universitario de Fuenlabrada y autor principal del estudio.
Las unidades de Medicina Interna, necesitadas de enfermeros
Redacción
Martes, 12 de septiembre de 2017, a las 09:10
El estudio ‘Recalmin II’ ha analizado la evolución de la asistencia prestada en las Unidades de Medicina Interna del Servicio Nacional de Salud entre 2007 y 2014. En este periodo, las altas han crecido un 14 por ciento y la edad promedio de los pacientes ingresados lo ha hecho en casi tres años (2,8 años, concretamente).

A este incremento de la edad viene asociado un notable aumento de la comorbilidad: cáncer, malnutrición, demencia y otros problemas mentales, insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal y úlceras decúbito). Los investigadores han hallado un 24 por ciento más de comorbilidades por episodio.

La tasa de mortalidad bruta ha disminuido levemente, un 1,9 por ciento. Las Unidades de Medicina Interna han reducido la estancia media en algo más de un día durante el periodo analizado, algo que estadísticamente no tiene relevancia, pero los autores consideran que clínicamente sí, ya que se atienden a pacientes de más edad y con un mayor número de comorbilidades.

“La ligera disminución de la mortalidad intrahospitalaria indica una mejora en la calidad asistencial”, señalan los investigadores del artículo, que será publicado en la Revista Clínica Española. Para este trabajo se han basado en el Conjunto Mínimo de Datos que publica el Ministerio de Sanidad.

Para los autores, entre los que se encuentran el jefe de Medicina Interna del Hospital Universitario de Fuenlabrada y presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), Antonio Zapatero, el aumento de la carga asistencial “debería conllevar un incremento del número total de enfermeras asignadas a las mismas que, por término medio, supondrían una reducción de la relación pacientes por enfermera”.

Además, consideran necesaria una mayor implantación de las buenas prácticas de gestión clínica “incluyendo el manejo sistemático de los pacientes crónicos complejos durante el proceso de hospitalización y en el ámbito comunitario”.

El promedio anual de altas hospitalarias fue de 2.300. En 2007, el número de altas registradas fue de 539.249. En 2014, aumentaron hasta las 648.750 altas.