26 de junio de 2017 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Especialidades > Medicina Interna

La obesidad se interpone en el cuidado paliativo de pacientes terminales

Gastan 3.200 euros más de media del sistema sanitario en EEUU

Un estudio hace pensar que existe un estigma a la hora de atender, en el final de la vida, a las personas con más peso.
La obesidad se interpone en el cuidado paliativo de pacientes terminales
Redacción
Jueves, 16 de marzo de 2017, a las 09:10
Los enfermos terminales que, además, padecen obesidad tienen menos probabilidades de ser ingresados en unidades de cuidados paliativos, o de morir en su casa, que los que están más delgados. Esto es, fallecen en peores condiciones y, además, gastan más recursos de los sistemas sanitarios.

Por sorprendente que parezca, ésa es la conclusión objetiva de un estudio de campo realizado en Estados Unidos a partir de la base de datos del Instituto Nacional de la Edad, en este caso una muestra de 5.677 pacientes beneficiarios del Medicare o servicio sanitario público de aquél país.

La investigación, que está publicada en Annals of Internal Medicine, utiliza como variables el número de pacientes enrolados en instituciones que prestan cuidados paliativos; días de ingreso en esos centros; muerte producida en el hogar y, por último, gasto económico acumulado por la atención recibida durante los seis meses previos al fallecimiento.

Asimismo, se utiliza el índice de masa corporal (BMI, por sus siglas en inglés) para dividir la muestra en tres grupos: peso normal (entre un 20 y un 25 por ciento de ese parámetro); sobrepeso (entre un 25 y un 30 por ciento); obesidad (entre un 30 y un 40 por ciento) y obesidad mórbida (más de un 40 por ciento).

Un 7 por ciento menos de probabilidades de ingreso

Para peso normal, el estudio descubre que la probabilidad de ser ingresado en un centro de cuidados paliativos es de un 38,3 por ciento. Pero ese mismo dato, para personas con más de un 30 por ciento de BMI (obesidad), baja 6,7 puntos porcentuales; y para pacientes con obesidad mórbida, desciende hasta 15,2 puntos porcentuales.

En cuanto a la estancia en la unidad de paliativos, si se tiene un peso normal las probabilidades apuntan a un promedio de 42,8 días de ingreso y cuidados especiales. Pero si los pacientes padecen obesidad la media de días de estancia baja 3,8 días, y si sufren de obesidad mórbida, 4,3 días menos como promedio.

Asimismo, los enfermos terminales con peso normal mueren en su propia casa en un 61,3 por ciento de las ocasiones. Pero, si son obesos, las probabilidades de fallecer en el hogar descienden 3,2 puntos porcentuales y, si se tiene obesidad mórbida, 6,3.

En cuanto al gasto, los pacientes delgados o con peso en los límites de la normalidad médica gastan, como media, 42.239 euros frente a los 3.263 euros añadidos a esa cantidad de las personas con obesidad.