Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Especialidades > Medicina Interna

La formación sobre patologías del viajero en España es escasa

El 10% de los pacientes que son atendidos en los Servicios de Urgencias sufre una patología infecciosa

La formación sobre patologías del viajero en España es escasa
Redacción
Jueves, 23 de noviembre de 2017, a las 12:00
Las patologías del viajero siguen siendo la cuenta pendiente de los internistas. José Manuel Ramos y Miguel Górgolas han denunciado en el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) la falta de formación que se da en los grados de Medicina sobre las patologías del viajero. Las principales patologías infecciosas importadas ve el internista son la malaria y enfermedades virales trasmitidas por insectos como el Dengue, Zika o Chikungunya.

“El especialista en Medicina Interna atiende todo tipo de pacientes, sin embargo, todavía es escaso el número de inmigrantes o viajeros con patologías infrecuentes en nuestro medio. Ello obliga a estar al día en aspectos tanto epidemiológicos como clínicos de enfermedades poco comunes para nosotros", han concluido.

La detección precoz de las infecciones en Urgencias, principal reto 

El diez por ciento de los pacientes que son atendidos en los Servicios de Urgencias sufre una patología infecciosa, frecuentemente infecciones respiratorias o de vías urinarias. La detección clínica precoz de estas infeccionas es fundamental, ya que cada hora de retraso en la aplicación de antibióticos disminuye un siete por ciento las posibilidades de supervivencia del paciente.

“Desde el comienzo de la hipotensión (infección grave-sepsis), si el antibiótico se administra en los primeros 30 minutos, la mortalidad será del 17,3 por ciento; si se da entre una y dos horas, la mortalidad ascenderá al 29,5 por ciento; y a las seis horas será del 58 por ciento”, ha explicado Fernando Marcos, jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina.

Por ello, la detección clínica precoz y la aplicación del tratamiento a tiempo son importantísimas para reducir la probabilidad de muerte. Además, los internistas han destacado la importancia de hacer seguimiento de los hemocultivos extraídos en Urgencias a pacientes dados de alta a domicilio. De esta forma, será posible observar su evolución y la idoneidad del tratamiento antibiótico indicado en Urgencias.

Marcos también ha señalado como aspecto clave mantener contactos telefónicos con los pacientes dados de alta de Urgencias con procesos infecciosos de corta evolución para conocer su evolución en las siguientes 24-72 horas.

Infecciones nosocomiales

En el congreso de la SEMI también ha habido lugar para las infecciones nosocomiales, un problema creciente con graves consecuencias tanto clínicas como económicas. Suponen una prolongación de la estancia hospitalaria y un aumento de la mortalidad. Según el estudio Epine de 2016, el 8 por ciento de los pacientes ingresados en hospitales presentan esta infección.

“No debemos pensar que la infección nosocomial es algo propio de las intervenciones quirúrgicas o de las Unidades de Cuidados Intensivos. Cualquier procedimiento mínimamente invasivo como una canalización de una vía venosa periférica o un sondaje vesical puede ser una fuente de infecciones potencialmente graves. Por ello, la primera medida es limitar estas intervenciones a las estrictamente necesarias y mantenerlas durante el menor tiempo posible”, ha señalado al respecto Víctor José González, coordinador del Grupo de Trabajo de Hospitalización a Domicilio y Telemedicina de la SEMI.

Los beneficios de las Unidades de Hospitalización a Domicilio

Los internistas han destacado los beneficios que conllevan las Unidades de Hospitalización a Domicilio, una herramienta muy eficaz para limitar, o incluso evitar, la estancia hospitalaria. El tratamiento en estas unidades supone una reducción de costes de hasta el 80 por ciento en comparación al tratamiento en hospitalización convencional.

"Con la salida precoz del paciente del entorno hospitalario contribuimos además a limitar la posibilidad de transmisión de microorganismos multirresistentes a otros pacientes al tiempo que evitamos que el hospital tenga que cerrar camas por necesidades de aislamiento”, ha explicado el internista González Ramallo.