17 nov 2018 | Actualizado: 18:20

La depresión ligada a la diabetes afecta el doble a las mujeres

En la enfermedad, abundan las complicaciones que la retroalimentan

Frances Formiga, del Servicio de Medicina Interna del Hospital de Bellvitge de Barcelona.
La depresión ligada a la diabetes afecta el doble a las mujeres
sáb 28 enero 2017. 13.00H
@JavierBarbado
Las mujeres con diabetes se muestran más propensas a la depresión clínica que los varones con la misma enfermedad, según se deduce de la mayoría de la literatura científica al respecto, que rara vez proporciona un estudio en el que se observe el fenómeno inverso o en el que no se encuentren diferencias de género en ese sentido.

Se trata de una de las observaciones llevada a cabo por Frances Formiga, del Servicio de Medicina Interna del Hospital de Bellvitge de Barcelona, durante su intervención en el foro que organiza en Málaga el Grupo de Diabetes y Obesidad de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

Más allá de esta diferencia que revelan los estudios publicados, Formiga ha puesto el acento en el carácter “bidireccional” del síndrome depresivo en la enfermedad diabética (al menos diez, solo en 2006, relacionan con claridad ambas enfermedades), punto controvertido como lo demuestra más de una réplica que tuvo lugar al respecto entre el auditorio durante el turno de preguntas.

“Evidentemente, si existe diabetes y sus complicaciones como la insuficiencia renal o la neuropatía periférica, también existen más probabilidades de depresión”, ha reflexionado. Con todo, “lo bonito sería apercibir el fenómeno contrario: que sea la depresión la que induce la diabetes”, recalca.

Otra complicación: infecciones en la cavidad oral

Por otra parte, el estomatólogo José López, de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Barcelona L’Hospitalet de Llobregat, ha analizado otra complicación de la que no se descarta que, al igual que la depresión, repercuta de forma bidireccional con la diabetes: las infecciones de la cavidad oral.

“En el caso de la caries, por ejemplo, mientras no progrese más allá de la dentina y el esmalte, no se relaciona con la diabetes o cualquier otra enfermedad sistémica”, ha precisado.

José López, odontólogo, durante su ponencia.

José López, odontólogo, durante su ponencia.

“Sin embargo, hay estudios que sí encuentren esa asociación, pero sería en todo caso debida a su mayor predisposición a padecer enfermedad periodontal o bien a los medicamentos que ingieren para controlar la enfermedad”, ha explicado.

En cuanto a la patología periapical, puede dar lugar a que se liberen bacterias anaerobias en sangre y eso, a largo plazo, favorece la enfermedad diabética.

“Esta enfermedad periapical, junto con la periodontal, dan lugar a osteolisis en el diente y a alteraciones metabólicas en los pacientes con diabetes mal controlada”, ha señalado. “En un ensayo se probó la mayor o menor incidencia de estas patologías en función de si se padecía o no enfermedad diabética”, revela.

Pero también el tabaquismo, la osteoporosis u otras enfermedades prueban la liberación de bacterias al torrente sanguíneo relacionada con la cavidad oral, según ha recordado.

Otra complicación que ven los dentistas en enfermos con diabetes se relaciona con la salivación: “Algunos autores defienden que, en la saliva de los diabéticos, existe una composición diferente a la de la población sana que contribuye a empeorar su salud bucodental”, precisa.

Por último, los dentistas “vemos una patología que llamamos ‘boca ardiente’, una especie de ardor que no mejora ni se sabe a qué atribuir, más frecuente si existe diabetes”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.