La ciclofosfamida es equivalente para remitir la enfermedad, aunque supone algunos efectos secundarios, como náuseas

Interna sitúa a rituximab en cabeza para el tratamiento de la vasculitis
Roser Solans Laqué, miembro de las Unidades de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (UEAS) y del Servicio de Medicina Interna del Hopital Universitario Vall d'Hebron de Barcelona.


22 oct 2021. 11.20H
SE LEE EN 2 minutos
La inyección de rituximab (RTX) se posiciona como claro tratamiento para la remisión de las vasculitis sistémicas, según Roser Solans Laqué, miembro de las Unidades de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (UEAS) y del Servicio de Medicina Interna del Hopital Universitario Vall d'Hebron de Barcelona. Además, añade que "introducir el rituximab como tratamiento de la vasculitis es realmente una alternativa clara para su remisión".

Así lo ha recalcado Solans en la mesa redonda sobre esta patología celebrada en la XIV Reunión del Grupo de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (GEAS) de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Solans explica que, actualmente, ya existe un tratamiento establecido para esta patología, la terapia de inducción y de mantenimiento, pero "se han realizado nuevas recomendaciones de esta inyección de RTX que muestran 'algunas evidencias' en la mejora".

"Se recomienda el uso de rituximab por delante de la ciclofosfamida"


En la misma línea, Solans sugiere que este tratamiento es equivalente al uso de la ciclofosfamida (CF) para dos clases de vasculitis sistémicas: por un lado, para la poliangitis granulomatosa (GPA, por sus siglas en inglés) y, por toro lado, para la poliangeitis microscópica (MPA, siglas en inglés). A pesar de que para ambas patologías serían efectivos los dos tratamientos, "cada vez más se recomienda el uso de RTX por delante de la CF, debido a los efectos secundarios que pudiera tener esta última", concreta Solans. Algunos de esos efectos son náuseas, vómitos, mareo, visión borrosa y trastorno de la visión.

Por esta razón, Solans declara que la CF se reserva para casos refractarios al RTX o en casos de pacientes con insuficiencia renal severa. 

Duración del tratamiento


Durante esta mesa, también Solans ha expuesto que la duración del tratamiento para la remisión de los tipos de vasculitis citadas anteriormente, debe ser de al menos 18 meses. "Si se lleva a cabo una recaída durante el mismo y no se ha inyectado RTX, recomienda administrarlo. Pero, sin embargo, si existe una recaída de la patología en el paciente tratado con RTX, se recomienda usar CF, si la última dosis de la primera inyección fue reciente", concluye Solans.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.