La falta de evidencia sobre pacientes trans llama al internista a formarse

El 41 congreso SEMI resuelve dudas sobre la atención del personal médico con personas transgénero

 La falta de evidencia sobre pacientes trans llama al internista a formarse
mié 25 noviembre 2020. 12.50H
El médico internista tiene la capacidad de abordar de forma integral al paciente, pero sigue habiendo grupos minoritarios con necesidades concretas de atención, como el de las personas transgénero, a las que es preciso dar respuesta. Para cubrir sus necesidades médicas y asistenciales, el médico internista necesita formación en el paciente transgénero tanto, desde el punto de vista médico, como también para la creación del vínculo médico-paciente. La población transgénero forma parte de este colectivo y disminuir las inseguridades del médico internista en la atención y trato a estos pacientes motiva el debate de la mesa 'Transgénero, un nuevo perfil de paciente', en el 41 Congreso de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

Así lo ha explicado una de las moderadoras de la mesa, Gemma Ortiz, del Grupo de Formación de la SEMI. La mesa también ha contado con Daniel Martín, del mismo Grupo de Formación de SEMI, y Rosa Almirall, ginecóloga y directora del Servicio de Atención a la Salud Sexual y Reproductiva en Trànsit, un servicio precursor y gratuito de información y asesoramiento de la salud para las personas transgénero, del Institut Català de la Salut, en Barcelona, y Daniela Fernández, paciente que representa al colectivo transgénero en la sesión. “El objetivo con esta mesa redonda ha sido obtener todos los puntos de vista sobre la atención médica a estas personas, al contar tanto con una voz médica como también la del paciente”, han señalado desde SEMI.

Esta mesa redonda se ha contemplado dentro de las sesiones de formación dirigidas al médico interno residente, al constatar que existe una necesidad de formar al internista de hoy en la atención al paciente de perfil transgénero, a pesar de que existe poca evidencia respecto a estos pacientes. Aunque cada vez más personas que se sienten atrapadas en un cuerpo del otro sexo deciden cambiar de género, hay pocos pacientes y, por lo tanto, es difícil encontrar voluntarios para hacer estudios clínicos relativos a sus problemas médicos.

“Actualmente, apenas existe literatura sobre estos pacientes y, probablemente, por esta razón suponen un reto. Precisamente por esta falta de evidencia científica, hemos pensado que era necesario proporcionar a los residentes de medicina interna algunos conocimientos básicos, que puedan ayudarles a mejorar la práctica diaria. A lo largo de su carrera se pueden cruzar con varios de estos pacientes”, ha comentado Ortiz.


Retos en la atención al paciente transgénero


La atención al paciente de perfil transgénero tiene un doble reto: el establecimiento de una buena relación médico-paciente y aspectos relacionados con la atención médica. En referencia al vínculo médico-paciente, Ortiz ha destacado que “el médico internista ve en pocas ocasiones a estos pacientes de este perfil, a los que es más probable que visite un médico de cabecera o de urgencias. Por ello, la comunicación del médico internista con el paciente trans puede no resultar sencilla. Puede tener dudas de cómo dirigirse al paciente en el primer encuentro, como hombre o mujer, y un tropiezo en este comienzo puede derivar en que no se establezca un buen vínculo médico-paciente inicial y que no haya una continuidad en la relación”, ha explicado

“A pesar de estas dificultades en la práctica asistencial, el papel del internista en el manejo del paciente transgénero es el mismo que el de la población general de la misma edad. Sin embargo, debe tener en cuenta ciertos factores, más allá de los que tendría, dado que son pacientes con tratamientos complejos y puede haber interacciones con sus tratamientos hormonales más allá de las que a menudo se tienen en cuenta”, ha añadido Ortiz.

Los pacientes transgénero, para realizar su cambio de sexo, no solo tienen que someterse a cirugías importantes y complejas, sino también tomar tratamientos hormonales de larga duración. Algunos de los problemas médicos con que pueden encontrarse los médicos internistas u otros especialistas a la hora de atenderlos es que estos pacientes sufran interacciones medicamentosas con los tratamientos hormonales que tienen que recibir. En la historia clínica es importante que quede muy bien documentado qué tratamientos hormonales se están tomando a fin de evitar estos episodios.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.