14 nov 2018 | Actualizado: 19:10

"Los beneficios de la dieta sana se producen en horas, no a largo plazo"

Joima Panisello, médico internista y directora general de la Fundación para el Fomento de la Salud (Fufosa)

Joima Panisello, médico internista y directora general de la Fundación para el Fomento de la Salud (Fufosa).
"Los beneficios de la dieta sana se producen en horas, no a largo plazo"
sáb 04 marzo 2017. 18.00H
@JavierBarbado
La dieta que se escoge cada día se traduce en la activación (o silenciamiento) de genes que ponen en marcha mecanismos para prevenir (o inducir) la enfermedad, un proceso que sucede a las pocas semanas, o incluso horas, de la ingesta, y no solo a muy largo plazo como la gente cree.
 
“Un aumento en la ingesta de verduras y hortalizas, por ejemplo, se traduce en que tengamos una capacidad anti-radicales libres y anti-oxidante, en definitiva menos parámetros inflamatorios, en solo dos semanas”, ha asegurado Joima Panisello, médico internista y directora general de la Fundación para el Fomento de la Salud (Fufosa).
 
“Luego, como es lógico, esos parámetros bioquímicos que podemos ver a muy corto plazo, al cabo de unos meses se traducen en resultados antropométricos como cifras de tensión arterial, de lípidos y colesterol en sangre”, ha añadido. “Y, al cabo de un año o dos, la persona será menos proclive a enfermedades crónicas como la diabetes o incluso otras como la coronaria y el ictus, que son causa de mortalidad”, incide.

Panisello, durante un taller dirigido a los médicos internistas y de familia, también ha puesto el acento en el cómo y no solo en el qué se debe comer, una vez se escogen los alimentos adecuados, como otro consejo fundamental para el tiempo que vivimos.
 
Si se escoge la dieta inadecuada, ¿es reversible el daño?
 
Preguntada por Redacción Médica a cuenta de si resulta reversible una dieta errónea, es decir, si se está a tiempo de reparar los daños orgánicos que lleva consigo, la respuesta de Panisello ha sido un sí rotundo.
 
“Si corregimos la dieta de una persona con un consumo de aceite de oliva virgen extra, los polifenoles de este ‘oro líquido’, como podemos llamarlo, silencian una serie de polimorfismos genéticos, por ejemplo los que inducen el cáncer; de ahí que hablemos de patrones de alimentación, de ingerir el aceite de oliva y mantener ese hábito, aunque no existen fórmulas mágicas sobre la cantidad que se necesita ni nada parecido”, ha añadido.
 
“Lo que sí puede hacerse es mantener una alimentación regular y automatizarlo, al fin y al cabo lo que hacían nuestras abuelas”, ha reflexionado.
 
No cabe duda de la relación entre cáncer y carne roja no procesada

Con relación a otra duda del periodista acerca de la polémica, hace algún tiempo, sobre la relación entre cáncer y consumo de carne roja advertido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Panisello no ha dudado de esa relación en el caso de la que está procesada, es decir, se le han añadido conservantes o condimentos.
 
“Ningún científico pondría hoy peros a que existe una relación entre carne roja procesada con procesos neoplásicos”, ha sentenciado. “Las carnes rojas menos procesadas no dan tanta evidencia al respecto, de ahí la polémica surgida”, explica.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.