15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

"Como internistas tenemos la obligación de buscar la excelencia"

José Manuel Murcia Zaragoza, médico de Medicina Interna aboga por una atención integral

José Manuel Murcia Zaragoza y Julio César Blázquez Encinar
"Como internistas tenemos la obligación de buscar la excelencia"
jue 19 abril 2018. 21.50H
Esther Ortega
José Manuel Murcia Zaragoza, médico del servicio de Medicina Interna del Hospital Vega Baja de Orihuela, Alicante, ha hecho un examen a los asistentes a su taller sobre el “Enfoque diagnóstico y terapéutico integral en el paciente con IC y comorbilidades”, celebrado durante la XX Reunión de Insuficiencia Cardiaca y Fibrilación Auricular. Presentado por Julio César Blázquez Encinar, del Servicio de Medicina Interna del Hospital de Torrevieja, el especialista de Orihuela ha comenzado su clase magistral hablando de una paciente anciana, en un supuesto escenario de ingreso y con un diagnóstico de insuficiencia cardiaca. Murcia ha presentado todos los síntomas que presentaba la mujer y ha planteado dos preguntas a los asistentes para conseguir el tratamiento más óptimo. El objetivo del médico era poner en valor los procesos asistenciales relacionados con pacientes con IC y destacar que la insuficiencia cardiaca se debe convertir en “el paradigma de la atención integral”.

La primera cuestión que el especialista planteaba a los asistente versaba en la necesidad de diferenciar entre co-morbilidad, en la que aparece una entidad clínica adicional y distinta durante el curso clínico del paciente con una enfermedad índice, la multimorbilidad, en la que surgen enfermedades que no están relacionadas con la índice; y la pluripatología, que plantea la necesidad de abordaje integral de pacientes con dos o más enfermedades crónicas sintomáticas y con un grado equivalente de complejidad.

José Manuel Murcia Zaragoza

Ligada al envejecimiento

El especialista ha mostrado varios estudios para que los asistentes pudieran evaluar mejor las patologías de la paciente  y ha destacado que la “prevalencia estimada y los costes en la atención de la IC aumentarán debido al envejecimiento de la población, por lo que es necesario una estrategia de prevención”. Además, ha señalado el mayor porcentaje de probabilidad de hospitalización para la población mayor de 75 años.  Así, Murcia ha especificado las características que definen al paciente anciano con insuficiencia cardiaca, interrelacionadas entre sí: A mayor envejecimiento, mayor comorbilidad, más riesgo de hospitalización y mayo pérdida de funcionabilidad.

La segunda pregunta planteada por el médico, y contestada por los asistentes a través de una aplicación móvil, consistía en definir qué tratamiento era el mejor para mejorar la calidad de vida del paciente y prevenir el reingreso. La mayoría de los profesionales presentes en el taller se decantaron entre mejorar el control de otras condiciones crónica o implementar un tratamiento farmacológico especial para la insuficiencia cardiaca. También hubo quien optó por incluir a la enferma en un programa de paliativos.

Tratamiento individualizado

Para la primera opción, Murcia analizó el resto de patologías que presentaba la paciente, como la ferropenia,  anemia,  diabetes, trastornos respiratorios del sueño o la hipertensión; planteando el interrogante de si se debería tratar a la paciente y cómo. Para defender la posición de hacerlo, el especialista ha destacado la prevalencia muy elevada de los mecanismos que relacionan la IC con la hipertensión, las consecuencias clínicas a peores resultados, la explicación racional por la que mejoraría su cuadro congestivo y una serie de pequeñas señales. Por el contrario, la única opción para no tratarla radicaría en estudios con resultados neutros, por lo que el doctor anima a la “búsqueda de la comorbilidad y el tratamientos individualizado". También, esperar que  aparezcan nuevos ensayos clínicos.

En cuanto a la búsqueda de un nuevo tratamiento farmacológico, el médico ha destacado una serie de limitaciones: “hay un importante síndrome de fragilidad en nuestra paciente, que provoca una mayor vulnerabilidad ante la enfermedad y un mayor riesgo de hospitalización”. Para medirlo, el especialista ha destacado los criterios de Fried o una batería corta de rendimiento físico a través de una exploración que valore el equilirbrio, la velocidad de la marcha o la fuerza muscular.

Otras opciones

Como otras posibilidades de abordar a la paciente, Murcia ha añadido la importancia del ejercicio físico en los pacientes con insuficiencia cardiaca y el cambio de la modalidad asistencial hacia una atención más individualizada como la que se propone en el programa UMIPIC, con el que se redujeron los reingresos y las visitas a urgencias.

“Si disminuyen los reingresos, mejora la calidad de vida”, ha defendido Murcia, quien ha querido ilustrar la importancia del apoyo a la familia y a los cuidadores. Así, ha concluido que “como funcionarios públicos, somos responsables de los impuestos de todos”, por lo que la solución para esta paciente sería el establecimiento de un plan terapéutico con el que la anciana pasara de tomar 18 comprimidos a ocho.

“Es importante mejorar el tratamiento sin aumentar el gasto. Hacer una adecuación farmacológica y asistencial. Yo le digo que no vaya a diez especialistas distintos, que yo voy a ser su médico y a hacerle el seguimiento, lo que ningún paciente o familiar rechaza”, explica el doctor, que afirma que los médicos internistas “tienen la obligación de buscar la excelencia”.

 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.