Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 16:05
Especialidades > Medicina de Familia

SEMG reclama invertir en la formación de los tutores MIR de Familia

Presentan un decálogo para conseguir profesionales con un ejercicio de la especialidad de alta calidad

Benjamín Abarca y Pilar Rodríguez Ledo.
SEMG reclama invertir en la formación de los tutores MIR de Familia
Redacción
Viernes, 06 de abril de 2018, a las 14:10
La formación sanitaria especializada en general, y la de Medicina Familiar y Comunitaria (MFyC) en particular, es un proceso de alta calidad y reconocimiento internacional que debe protegerse de cualquier injerencia, siendo los tutores el punto nuclear para su buen funcionamiento. Así se ha puesto de manifiesto en Zaragoza durante la celebración del III Encuentro nacional de médicos residentes y tutores de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), en el que se ha presentado el Decálogo SEMG de la Formación Sanitaria Especializada en MFyC. El documento incluye 10 puntos que son imprescindibles para conseguir profesionales con un ejercicio de la Medicina de Familia de alta calidad y seguridad para la atención del paciente, la familia y la comunidad.

Según indica uno de los puntos de este posicionamiento, “sólo con el reconocimiento de la ingente labor desarrollada por tutores, colaboradores docentes y el conjunto de la estructura docente, se podrá mantener un sistema que hasta ahora se basa en el voluntarismo y que está llegando a sus momentos más críticos de supervivencia”.

Tal y como ha explicado la vicepresidenta de la SEMG, Pilar Rodríguez Ledo, si a esto le suman la crítica situación actual de los profesionales de Atención Primaria ante el sistema y las jubilaciones masivas que se esperan en los próximos años, que afectan especialmente a los tutores, “es un problema añadido que puede suponer una ruptura y cierre de muchas Unidades Docentes”.

Tutores reconocidos

En este sentido, para obtener una formación de residentes de calidad y homogénea sería necesario tener tutores reconocidos y que se invierta en su formación. Tal y como indica el Decálogo de la SEMG, el sistema de FSE se basa en “formadores que no han sido formados para formar. Es imprescindible que el propio sistema invierta en la formación en metodología educativa de sus propios profesionales para mantener un nivel coherente con el desarrollo de sus funciones. No parece adecuado esperar que el sistema se base en la formación que sus profesionales tienen de forma innata o adquieren de forma voluntaria y heterogénea, sin mantener y asegurar unos mínimos docentes”.


El documento incluye 10 puntos "imprescindibles" 


Éstas y otras reivindicaciones incluidas en el Decálogo SEMG de la Formación Sanitaria Especializada en MFyC han sido dadas a conocer hoy ante representantes de la Dirección General de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que, junto con la vicepresidenta de la SEMG, Pilar Rodríguez Ledo, y Benjamín Abarca, han participado en la mesa debate sobre los problemas y propuestas de mejora en la formación de residente de Medicina de Familia del III Encuentro nacional de médicos residentes y tutores.

Intercambio de experiencias en equipo

Durante los días 6 y 7 de abril, el Edificio Paraninfo de la Universidad de Zaragoza será punto de encuentro de residentes de Medicina de Familia y tutores procedentes de diferentes puntos del país que se han dado cita para intercambiar experiencias y realizar propuestas de mejora en la formación del residente de Medicina de Familia. Precisamente, el hecho de compartir escenarios de debate y aprendizaje entre tutores y residentes es un valor añadido que ayudará a reforzar la función tutorial y fomentar los beneficios del trabajo en equipo.

Además, el III Encuentro SEMG de Médicos Residentes y Tutores se convertirá durante estos dos días en un foro destinado a revisar, actualizar y adquirir conocimientos y habilidades que son fundamentales para el médico de familia. Entre las materias en las que se formarán está, por ejemplo, el manejo del paciente agitado, la diabetes, la broncodilatación en el paciente con EPOC, la sedación paliativa en Atención Primaria, la interpretación de espirometrías, la resistencia a antibióticos, las urgencias cardiovasculares más frecuentes, el manejo del paciente con dolor o el tratamiento antidepresivo.