29 de junio de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 22:30
Especialidades > Medicina de Familia

Los tutores de Familia merecen reconocimiento económico y académico

La Academia de Medicina de Familia, a un paso de su constitución

Benjamín Abarca habla sobre los tutores en Atención Primaria.
Marcos Domínguez
Miguel Fernández de Vega
Miércoles, 26 de octubre de 2016, a las 21:00

La Academia de Medicina de Familia estaba previsto que comenzara su andadura nada más finalizar el verano. Noviembre está a la vuelta de la esquina y, sin embargo, todavía necesita que el texto que la da forma sea ratificado por las juntas directivas de las tres sociedades médicas implicadas: Semergen, Semfyc y SEMG.

No obstante, los documentos con los estatutos ya están tramitados, tienen el visto bueno legal y solo falta la ratificación de las juntas directivas de las tres sociedades, ha explicado Benjamín Abarca, expresidente de SEMG, precisamente la única que ya ha firmado. Las otras dos han visto retrasada la ratificación debido al cambio en las juntas directivas de ambas en los últimos meses. Pese a los retrasos, prevé que la academia empiece a funcionar antes de que acabe el año

En su intervención, Abarca ha alertado de que “tenemos un problema muy serio con el número de tutores”. En un plazo brevé de tiempo se producirá una notable cantidad de jubilaciones, y la carencia de reemplazos creará una situación harto complicada.

De izda. a dcha.: Amado Martín Zurro, Benjamín Abarca, Josep Lluis Piñol, Felipe Chavida y Vicente Francisco Gil Guillén.

Además, ha advertido del necesario reconocimiento de los tutores de Medicina de Familia, a dos niveles: tanto curricular como económico. En el lado positivo, todos los actores están empezando a ser conscientes de esta relevancia y, en Galicia, una propuesta para solventar la situación ha sido elevada hasta el consejo directivo del Sergas, “algo así como la antesala de un decreto”.

Abarca ha recalcado que la parte académica será clave en la próxima institución, “pero luego abriremos hacia el resto de prioridades”, recalcado el impulso necesario de las sociedades médicas para dar respuesta a las necesidades de estos profesionales. “Si no somos capaces de hacerlo, hemos fracasado”.

Un momento de la mesa preinaugural sobre la Academia de Medicina de Familia.