Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 13:10
Especialidades > Medicina de Familia

Los síntomas del tracto urinario deben diagnosticarlos desde Primaria

Semergen organiza sus sextas Jornadas Nacionales de Nefrourológicas

Estos problemas pueden conllevar aislamiento social, problemas en la piel y hasta depresión.
Los síntomas del tracto urinario deben diagnosticarlos desde Primaria
Redacción
Jueves, 05 de abril de 2018, a las 15:20
Las personas que tengan síntomas del tracto urinario inferior deben acudir a su médico de Atención Primaria para que se les realice un estudio diagnóstico y valorar el tratamiento más adecuado de estos problemas que, si no son especialmente graves, deterioran la calidad de vida de las personas.

Así lo considera Semergen (la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria), que organiza sus sextas Jornadas Nacionales de Nefrourológicas. “A través de esta actividad queremos subrayar que los síntomas sí son solucionables y que existen tratamientos efectivos que pueden mejorar su calidad de vida”, explica la coordinadora del Grupo de Trabajo de Nefrourología de la sociedad, Mª Lourdes Martínez-Berganza.


"A menudo no nos consultan estos síntomas porque piensan que son achaques propios de la edad"


“Las patologías y síntomas que vamos a tratar son muy frecuentes, especialmente en las personas mayores y, a menudo, no nos los consultan porque piensan que son achaques propios de la edad y que no tienen solución”, continúa.

Los síntomas del tracto urinario pueden deberse a diversas causas, como son la incontinencia urinaria, la vejiga hiperactiva, infecciones de orina o la hiperplasia benigna de próstata. Concretamente, la incontinencia urinaria la padecen entre un 10 y un 15 por ciento de la población mayor de 65 años, y aumenta con la edad hasta un 90 por ciento en varones de 90 años.

Estas patologías no son graves pero deterioran la calidad de vida de las personas y pueden conllevar, en ocasiones, aislamiento social. Además, están asociadas con frecuencia a otras enfermedades como lesiones en la piel, la depresión o el insomnio.