16 nov 2018 | Actualizado: 00:00

La humanización en la atención de la diabetes, clave para su tratamiento

Las V Jornadas de SEMG han ahondado en cómo hacer partícipe al paciente de sus propios cuidados

Eva Sáez, ponente en las jornadas sobre la diabetes.
La humanización en la atención de la diabetes, clave para su tratamiento
sáb 07 abril 2018. 14.10H
Redacción
Las V Jornadas en Diabetes de la Sociedad Española de Medicina General y de Familia (SEMG), celebradas este fin de semana en Pamplona, han abordado un tema de actualidad como es la mejora en la humanización en el seguimiento de la diabetes mellitus tipo 2.

La humanización se basa en intervenciones desde una visión holística, global e integral y considera a la persona con diabetes “como partícipe activo en el proceso de cuidados”, tal y como ha señalado hoy Eva Sáez, enfermera educadora en diabetes y miembro del Grupo de Diabetes de la SEMG, en el Colegio de Médicos de Navarra,  donde se celebra el encuentro.

Desde hace años la atención se basa en un modelo proactivo, en el que “se reconoce la capacidad del paciente para gestionar su situación de salud o enfermedad de forma autónoma, asumiendo la responsabilidad en el cuidado”, según Sáez. Este cambio supone que el paciente demanda mayor información y formación, valora alternativas terapéuticas y riesgos, participa en la toma de decisiones, aprovecha los recursos e incorpora habilidades a su vida.

Autocuidado en la diabetes

En el caso de la diabetes, el apoyo al autocuidado parte de la idea básica de que las competencias o capacidades necesarias para manejar la enfermedad crónica dependen del propio paciente y no sólo de los profesionales sanitarios.

Eva Sáez, que también es licenciada en Antropología Social y Cultural, ha informado a los asistentes a las V Jornadas en Diabetes de la SEMG que la humanización es una reorientación en la atención sanitaria que tiene en cuenta tres dimensiones del individuo. Por un lado, a la persona con una biografía específica, con unas expectativas y preferencias particulares y una manera determinada de entender la relación de ayuda en el encuentro terapéutico.

Por otro, a la persona como paciente que tiene una enfermedad, reconociendo la diversidad y la diferente forma de vivir con la diabetes, resultado de la significación personal condicionada por las creencias, conocimientos y habilidades en el manejo de esta enfermedad, que impacta en el desempeño cotidiano del autocuidado y en la percepción subjetiva de control y autoeficacia.

Por último, la ponente ha señalado el problema de salud, teniendo en cuenta la repercusión de la enfermedad crónica en las personas y familia. Y es que la diabetes, como patología crónica, precisa tomar decisiones y realizar cuidados diariamente durante toda la vida.

Diferencias culturales

La humanización también supone tener en cuenta las diferencias culturales de las personas con diabetes. A la hora de planificar los cuidados, como por ejemplo un plan dietético, hay que tener en cuenta las costumbres de alimentación y adaptar las recomendaciones respetando las preferencias personales y los gustos gastronómicos. Otro ejemplo, es la adaptación en diferentes idiomas de los documentos y herramientas de apoyo al autocuidado que se facilitan al paciente con diabetes para favorecer la accesibilidad y la comprensión.

Las habilidades de comunicación están también presentes en la humanización asistencial. Personas con diabetes y médicos coinciden en que una escucha activa es un aspecto clave en el encuentro terapéutico, así como la empatía y la comprensión mutua.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.