Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:40
Especialidades > Medicina de Familia

España, segundo consumidor de antibióticos por Atención Primaria en la UE

Sanidad ha puesto en marcha una app para hacer seguimiento de la utilización de estos productos

Belén Crespo, directora de la Aemps
España, segundo consumidor de antibióticos por Atención Primaria en la UE
Redacción
Viernes, 17 de noviembre de 2017, a las 14:50
España es el segundo país con mayor consumo de antibióticos por Atención Primaria en la Unión Europea, situándose sólo por detrás de Grecia. En 2016, el consumo medio de los españoles fue de 33,16 dosis diarias de antibióticos por cada 1.000 habitantes a través de Atención Primaria. Estos datos superan en un 51,4 por ciento a la media de la Unión Europea, según últimos datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Estos datos, ofrecidos por el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), han sido recogidos por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) que ha desarrollado una herramienta que permitirá conocer el consumo de estos medicamentos como parte del Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN).

De esta herramienta se extrae que la Comunidad Autónoma que más consumo presenta en Atención Primaria casi duplica la media europea (39,11 dosis), mientras que la que tiene un consumo más bajo está igualmente por encima de la media (26,55).

En cuanto al consumo estimado de antibióticos en hospitales, los datos son más favorecedores para España, con unas 2,06 dosis diarias por 1.000 habitantes en 2016, menos que la media europea (2,1).

2.837 muertos en 2015 en España por bacterias resistentes a antibióticos

"Tenemos un problema cultural y de desconocimiento", ha aseverado la directora de la Aemps, Belén Crespo, durante unas jornadas celebradas este viernes sobre el tema. Crespo atribuye la raíz del problema a que durante mucho tiempo se consideró a los antibióticos como "una herramienta terapéutica que podía servir para todo".

El uso indiscriminado de estos medicamentos provoca que muchas bacterias desarrollen resistencias a tales fármacos y dejen de ser eficaces. Sólo en 2015 se registraron 2.837 muertes por efectos relacionados con esta resistencia.

Para evitar esta situación, se están tomando medidas para que los antibióticos dejen de verse "como un único medicamento que cura todas las infecciones".

La directora de la Aemps ha asegurado que se están tomando medidas para mejorar la formación de los médicos y, de hecho, estiman que a partir de 2017 la tendencia del consumo vaya bajando progresivamente.