Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 15:40
Especialidades > Medicina de Familia

El 80% de los medicamentos se recetan en Atención Primaria

Así lo indica la estimación de Sefap, que precisa que es el recurso asistencial más empleado en las consultas

Ángel Mataix, presidente de Sefap.
El 80% de los medicamentos se recetan en Atención Primaria
Redacción
Martes, 06 de junio de 2017, a las 13:40
Según estimaciones de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (Sefap) el 80 por ciento de los medicamentos sujetos a prescripción que toman los ciudadanos españoles tienen su origen en recetas de Atención Primaria.
 
El 20 por ciento restante se prescribe en otros ámbitos asistenciales como la atención hospitalaria o la de urgencias. El medicamento es el recurso asistencial más empleado en las consultas médicas. De hecho, 2 de cada 3 ciudadanos consumieron algún medicamento a través de receta en el año 2016, cifra que se incrementa al 92  por ciento en el caso de población mayor de 65 años.
 
 De estos “consumidores de fármacos”, el 45 por ciento han tenido prescritos seis o más principios activos, cifra que se eleva al 66 por ciento en pacientes mayores de 75 años. Para el presidente de la Sefap, Ángel Mataix, “estos datos demuestran la necesidad de que exista un control específico desde la Atención Primaria (AP) que optimice los tratamientos farmacológicos y el uso racional de los medicamentos, sea cual sea el origen de la prescripción”.
 
 Mataix considera que “la AP es el centro del sistema y donde se gestiona el historial farmacoterapéutico de los pacientes; por esta razón, tiene los recursos y profesionales necesarios para coordinar a los diferentes ámbitos asistenciales, como son la atención hospitalaria y la comunitaria”. Esta tarea de coordinación debe realizarse conjuntamente entre los farmacéuticos de Atención Primaria, los profesionales de la enfermería y los médicos de Primaria, que son los que, en última instancia, asumen la responsabilidad del tratamiento.
 
El principal objetivo de esta coordinación es garantizar la seguridad de los pacientes y la continuidad asistencial entre los diferentes ámbitos de atención, es decir, que no existan duplicidades de medicación o posibles interacciones y contraindicaciones. Esto es especialmente importante cuando se da una transición entre los diferentes ámbitos. Tal como explica Mataix “cuando, por ejemplo, a un paciente le recetan en un centro hospitalario público o privado un medicamento que ha de tomar porque ha tenido un infarto, es necesario valorar al paciente de manera integral y no solo desde la perspectiva de una especialidad hospitalaria porque, probablemente, el mismo paciente ya tome otras medicaciones