"Hay que desterrar la idea de prescribir un medicamento para toda la vida"

Arribas propone el uso de guías de medicamentos para estudiar las interacciones entre ellos al momento desprescibir

Paloma Arribas.
"Hay que desterrar la idea de prescribir un medicamento para toda la vida"
jue 29 octubre 2020. 14.10H
Uno de los temas que se han abordado en el 42 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primara (Semergen) se refiere al "buen uso" de los tratamientos farmacéuticos en Atención Primaria. En este contexto, Paloma Arribas miembro del Grupo de Trabajo de Gestión del Medicamento de Semergen, ha declarado que "hay que desterrar la idea de un medicamento prescrito de por vida" y propone el uso de guías de medicamentos para estudiar la interacción entre ellos al momento de entregar un tratamiento.

"Lo que planteo y quiero transmitir a los compañeros, es que no nos dejemos llevar por la inercia terapéuta de poner una medicina y dejarla de por vida", ha sido el llamamiento de Arribas al ser consultada por la mesa de desprescripción en Atención Primaria, que preside en el congreso de Semergen.

Arribas ha explicado que el origen de este nuevo ejercicio médico surge como consecuencia de la polifarmacia y la cantidad de medicamentos que puede tomar una persona en el transcurso de su vida. "Una mujer de 85 años hipertensa, diabética y con dolores,  puede llegar a tomar entre 8 o 10 medicinas todos los días. Cuando pasa el tiempo en esa persona hay que plantearse si todavía necesita tomar medicación porque quizás ya no la precisa. Quizás en un paciente cardíaco, cuando llega a los 75 años ese hombre sigue con medicina para controlar el riesgo cardiovascular, cuando quizás no lo tiene. Los riesgos de infarto son entre los 40 y los 65 años, pero a los 80 años ha disminuido o dejado de existir, ¿qué haces? ¿Le suministras toda esa medicina hasta el final de la vida?", ha cuestionado Arribas.

En esta línea, ha explicado que se han creado protocolos de acción para abordar estas situaciones. "En el aula planteamos diferentes puntos de observación del paciente: en qué momento llega a atenderse, conocer al paciente, cómo vive, cómo controla la medicación, si tiene o no demencia, si es cuidado por alguien. Luego hay que hacer un estudio de su situación física, cómo tiene el hígado, el riñón y al finalizar, estudiar las medicinas una a una. Si estamos de acuerdo con que se le siga suministrando el total o solo algunas medicinas, porque hay que considerar su situación actual, no la que tuvo al momento que se le prescribió", ha manifestado Arribas.

Para ayudar a estos protocolos de acción en Atención Primaria, Arribas ha descrito que existen guías con listados de medicamentos para ver el tipo de interacción que tienen entre los mismos de cara a prescribir un tratamiento.  

"Hay muchas páginas en internet para ver el listado de medicamentos que puede tomar una persona y ver en esta lista la interacción entre estos. Esta estrategia ha permitido que se pueda solucionar una patología y no crear otra por el aumento de medicación suministrada. En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, tenemos un sistema que nos arroja alertas, cuando se supera la dosis en un paciente, la clave también, es saber y conocer lo que realmente necesita el paciente en el momento actual", ha enfatizado Arribas.


Seguridad del paciente


"Se trata de un tema de seguridad del paciente. Todos los medicamentos tienen efectos buenos, pero también secundarios y tóxicos. Muchos generan incluso dependencia. Cuando una persona llega a una edad adulta debe plantearse si realmente necesita medicación para prevenir una enfermedad que ya no requiere prevenir", ha explicado Arribas.

En esta línea, ha explicado que este ejercicio de Atención Primaria es reciente. "Nosotros los médicos nos formamos con tratamientos para los pacientes. Cambiar ese concepto es difícil. Sin embargo, considero que 
la prescripcion y la desprescripcion son siempre revisables", ha sentenciado Arribas.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.