Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:15
Especialidades > Medicina de Familia

Bailar mejora la salud de las mujeres hipertensas

Un estudio de la Universidad de Granada muestra los beneficios en presión arterial, sueño y calidad de vida

Entrada de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Granada.
Bailar mejora la salud de las mujeres hipertensas
Redacción
Lunes, 17 de octubre de 2016, a las 17:30
Un estudio liderado por la Universidad de Granada confirma que un programa de baile-entrenamiento específico y progresivo realizado durante ocho semanas mejora notablemente la presión arterial, el sueño y la calidad de vida en mujeres de mediana edad prehipertensas e hipertensas.
 
Este trabajo, publicado en la revista Medicina Clínica, ha sido realizada por investigadoras de los departamentos de Fisioterapia y Fisiología de la UGR, del Instituto de Investigación Biosanitaria y de la Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria de Córdoba.
 
En la investigación participaron un total de 67 mujeres de mediana edad prehipertensas e hipertensas. Los científicos diseñaron un ensayo aleatorizado y controlado, donde las participantes fueron asignadas a uno de dos grupos: grupo control (donde las participantes continuaron con sus actividades y medicación habitual) o grupo de terapia de baile (donde las participantes siguieron un programa de terapia de baile, además de su medicación).

El estudio
 
La intervención consistió en un programa de baile-entrenamiento específico y progresivo realizado durante ocho semanas, a razón de tres sesiones semanales. Los pasos de baile fueron específicamente seleccionados para mejorar el equilibrio, desplazando el cuerpo y reubicando el centro de gravedad.
 
Las medidas analizadas fueron la presión arterial, la calidad del sueño y la calidad de vida, estas dos últimas medidas por el Pittsburgh Sleep Quality Index y el Cuestionario Europeo sobre Calidad de Vida, respectivamente.
 
Los resultados demostraron que el grupo de intervención informó de mejoras significativas en los valores de la presión arterial, así como en la calidad del sueño y la calidad de vida en comparación con el grupo control.