25 de septiembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 19:30
Conocimiento > Ingeniería

Un modelo informático mejora las prótesis del hombro tras la artroplastia

Este estudio permite que se puedan elegir los componentes más adecuados a las características del paciente

Este estudio adapta las prótesis a la anatomía del paciente y no a la inversa.
Un modelo informático mejora las prótesis del hombro tras la artroplastia
Redacción
Martes, 28 de febrero de 2017, a las 13:40
El Hospital Universitario de Sant Joan de Alicante, junto con la Universidad  Politécnica de Valencia (UPV), ha realizado un estudio y un modelo informático para mejorar la adaptación de los diseños de prótesis de hombro en función de la anatomía de pacientes con artroplastia, según ha señalado la Generalitat en un comunicado.

El estudio que ha llevado a cabo al Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología (COT) del hospital, dirigido por Fernando Martínez, en colaboración con ingenieros de los Institutos de Diseño y Fabricación y Tecnología de los Materiales del Campus de Alcoy de la UPV, analiza la influencia de diferentes diseños de prótesis de hombro sobre determinados parámetros biomecánicos. Los resultados del trabajo, titulado 'Analytical study of different designs on a reverse shoulder arthroplasty', se presentaron el pasado año en Amberes, en el Congreso Internacional de la Sociedad Europea de Cirugía de Hombro y Codo, considerado como uno de los más importantes a nivel internacional en este ámbito.

La investigación supone "un avance" en el campo de las prótesis de hombro o artroplastias, "ya que en un futuro se podrán elegir los componentes de las prótesis más adecuados a las características anatómicas de cada paciente, mejorando notablemente la función del hombro intervenido y la calidad de vida del paciente", ha subrayado Martínez.

El estudio teórico sobre prótesis inversas de hombro analiza el diseño y las modificaciones que se pueden hacer en cada caso para adaptar las prótesis a la anatomía del paciente y no a la inversa, como ocurre en la actualidad. "Estas prótesis, de las cuales se colocan unas 30 al año en el centro, se utilizan sobre todo en pacientes ancianos con artrosis de hombro, que tienen dificultades para realizar actividades básicas como comer o vestirse", ha indicado el especialista.

Fases analítica y de simulación

Hasta la fecha, este grupo de profesionales ha llevado a cabo una fase analítica, con resultados teóricos, estudiando sobre el caso de un paciente intervenido qué modificaciones hubieran perfeccionado la mecánica de la prótesis, para mejorar así la función, la disminución de dolor, así como la situación social y calidad de vida del paciente.

A continuación iniciarán una fase de simulación en la que se imprimirán modelos en 3D, con el objetivo de personalizar las modificaciones de la prótesis a cada paciente para su mayor confort. A partir de las pruebas de imágenes, la impresora hará un molde 3D del hombro dañado y, con ello, se creará una simulación previa a la operación, para valorar los mejores componentes de la prótesis.

Este estudio preoperatorio espera, en definitiva, ofrecer garantías para mejorar el funcionamiento de las prótesis, y además crea "sinergias que redundan en beneficio de la sociedad y ofrecen unos resultados tangibles, además de un componente de motivación para los profesionales", han concluido.