El Hospital Universitari Mollet-Barcelona impulsa una estrategia fundamentada en una mentalidad sostenible

Mollet-Barcelona, el hospital sostenible medalla de plata que 'mira' la luz
Jaume Duran, Director General de la Fundació Sanitària Mollet.


28 abr 2022. 11.30H
SE LEE EN 5 minutos
Actualmente la emergencia climática ha dejado de ser un problema futuro para convertirse en una realidad que no puede ser pasada por alto. La Unión Europea ha llegado a reconocer que uno de los edificios más contaminantes y generadores de residuos son los centros hospitalarios, y debido a ello el Hospital Universitari Mollet-Barcelona defiende una mirada de responsabilidad social corporativa a gran escala. El pasado año lograron el premio Plata de los Ashikaga-Nikken Excellence para los Hospitales Verdes, organizado por el International Hospital Federation, y ahora su próxima meta es seguir reduciendo las emisiones de CO2 y cumplir los compromisos de la Cimera de Acción Climática impulsada por la Generalitat de Catalunya.

Jaume Duran, especialista en Medicina Familiar i Comunitaria y director general de la Fundació Sanitària Mollet, afirma en Redacción Médica que la construcción del hospital, ahora hace 12 años, se realizó siguiendo un cambio estratégico que afectase a “ámbitos de tipo laboral, buen gobierno, económico etc, y uno de ellos, además del social, es el medioambiental. A partir de aquí nace el proyecto y hemos ido aprovechando varios elementos para consolidarlo y convirtiéndolo en un ideal de hospital que tiene más notoriedad que nunca”.

Apostar por el medio ambiente dentro de los centros sanitarios consiste, según Duran, en “ser coherente y corresponsable. En los hospitales se llega a consumir mucha energía las 24 horas durante los 365 días del año. Ser parte del problema nos obliga a ser parte de la solución”. Además, el director general recuerda que en el hospital “recibimos los efectos de salud directamente relacionados con el cambio climático que son muchos, como por ejemplo enfermedades cardiovasculares, respiratorias, alérgicas, nuevas infecciones etc. Recibimos las consecuencias y tenemos que estar comprometidos”.


"En el hospital recibimos los efectos de salud relacionados con el cambio climático"


Uno de los elementos usados para contrarrestar la emergencia climática en el hospital yace en sus propios cimientos, debido a una clara apuesta por la arquitectura sostenible. “Decidimos aprovechar al máximo el terreno natural, sin apenas transformar la realidad de la naturaleza. Otro aspecto que tuvimos en cuenta fue el procesamiento de la luz, determinante a la hora de orientar las consultas y los espacios dónde hay flujos de pacientes. En nuestro caso la habilitación de patios interiores ha facilitado que todos los lugares de trabajo y en los que el paciente esté hospitalizado cuentan con luz natural. Aparte del impacto emocional y del bienestar que supone, nos vincula con la naturaleza generando un ahorro directo del 40 por ciento del consumo eléctrico. Hacer los hospitales con esta mentalidad sostenible facilitará en un futuro todo el concepto de bienestar emocional y de gestión medioambiental”, puntualiza Duran.

Concienciación cultural para luchar contra el cambio climático


El Hospital de Mollet quiere seguir la estela de muchos otros centros sanitarios, fomentando una concienciación cultural con la emergencia climática. Duran explica que “a nivel europeo cada vez hay más sensibilidad sobre este tema. Un ejemplo parecido sería el del coche eléctrico. No es un tema de consumo ni de ahorro, sino de concienciar. Realizar una arquitectura sostenible no resulta más caro. Es necesario pensar en cómo queremos orientar la disposición de los espacios. Es mucho más eficiente un espacio de 3 metros bien orientado que de 5 mal orientado. La limitación estructural no tiene que ser una barrera. No todo tiene que ver con paredes o infraestructura. Siempre hay recorrido por hacer y pienso que cada vez hay más sensibilidad, principalmente en el norte de Europa: Suiza, Alemania y otros países como Canadá o Japón han logrado crear un compromiso en relación con la responsabilidad social.

Llevar a cabo una gestión correcta de los residuos, reducir el impacto acústico y lumínico en espacios de trabajo y asistenciales ha permitido, según el director general, “mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y permitir a los pacientes interiorizar mucho más el ritmo de la vida de forma natural, facilitando su recuperación y bienestar”.


"Cada vez hay más sensibilidad con la emergencia climática, sobretodo en el norte de Europa"



Defender esta conciencia y contar con un compromiso con el medio ambiente permitió al hospital lograr el segundo premio a nivel mundial como Green Hospital dentro del 44º Congreso Internacional de Hospitales. Duran recuerda que “quisimos explicar nuestro relato de 10 años, logrando hasta ahora reducir un 71 por ciento las emisiones de CO2. El reconocimiento confirma el propósito y ofrece ánimos a seguir apostando por este camino, que en un contexto de emergencia climática parece que es la dirección correcta. No cambiaremos sustancialmente nada, pero participaremos y continuaremos este camino. Si queremos mejorar la calidad de vida y salud de las personas, no se puede obviar esta responsabilidad con el medio ambiente”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.