"Esto nos coge en fuera de juego, es una traba importante a nivel presupuestario", indican los expertos

El precio de la luz dispara un 25% los costes energéticos de los hospitales
José Manuel Pérez y Luis Fernando Talavera.


02 sep 2021. 19.10H
SE LEE EN 4 minutos
El año 2021 será recordado principalmente por la campaña de vacunación contra el Covid-19, pero también por el aumento del precio de la luz. De hecho, septiembre ha arrancado con un nuevo récord con una de media en 140,23 euros el megavatio hora (MWh), lo que supone un incremento del 6 por ciento respecto al miércoles (132,47 euros/MWh). Este incremento de la factura también la sufren los hospitales de nuestro de país que, en consecuencia, han visto como sus costes energéticos derivados de la electricidad se han disparado en torno a un 25 por ciento.

“La subida de la luz supone un incremento de gastos importante para los hospitales”, advierte a Redacción Médica José Manuel Pérez, tesorero de la Junta directiva de Sedisa. “El incremento interanual del precio de la luz del 25 por ciento no solo supone un impacto exclusivo en el ámbito energético, sino que implica un aumento de costes en cadena”, como los suministros o el propio servicio de alimentación.

Pérez subraya que los centros hospitalarios no pueden desplazar determinados procesos, como una intervención quirúrgica de urgencia, a las denominadas ‘horas valle’, una franja horaria en donde el precio de la luz es menor. “Hay que tenerlos en funcionamiento, son una de las pocas empresas que abre los 365 días del año las 24 horas”.


Pérez: “La subida de la luz supone un incremento de gastos importante para los hospitales”



El tesorero de la Junta Directiva de Sedisa tasa en unos 100.000 euros la factura mensual por consumo electréctico de un hospital medio. Por eso, aboga porque a estos centros se les aplique tarifas de precio reducido, así como un recorte del IVA, que actualmente se sitúa en el 21 por ciento. Esto último es algo que se ha discutido en el ámbito hospitalario para determinados servicios, como lo es el protésico.

“A nivel presupuestario, hay una tendencia histórica hacia el aumento del coste energético porque los hospitales cada vez asumen más actividades”, sostiene. “Esto se tiene en cuenta porque se consume más, pero lo que no se prevé es la subida del precio de la luz”, explica y, por eso, justifica: “Esto nos coge en fuera de juego, es una traba importante a nivel presupuestario”.


El incremento de la luz "no es preocupante"


Por su parte, Luis Fernando Talavera, director de Ingenierías del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, le quita hierro al asunto a nivel presupuestario, el aumento del precio de la luz “no es preocupante”. De media, los hospitales destinan en 3 y 4 millones de euros a la energía, lo que supone un 1 por ciento del presupuesto total. Del total destinado a esta partida, la factura solo se han encarezido “ente un 8 y un 9 por ciento”.

Que un hospital esté más o menos expuesto a las variabilidades de el mercado mayorista de la luz depende del tipo de perfil de consumo y, especialmente, del tipo de contrato. Si este estipula un precio fijo negociado cada año o dos, el centro “está protegido ante este tipo de subidas”, que si bien son “coyunturales”, tampoco se benficiará cuando el precio de la luz decrezca. Mientras, “aquellos que tengan un contrato con un precio indexado al mercado más un diferencial, sí se están viendo afectados”, aunque destaca que este tipo de contratos, pese a ser más arriesgados, “tienen un mayor potencial de ahorro”.


Talavera: "Para un presupuesto hospitalario, la luz no es una partida muy importante"



Talavera explica que la subida de la luz no es algo que deba "preocupar" en los hospitales. De hecho, cuando una partida presupuestaria se queda corta, “no suele ser un problema porque nos pasa con casi todo: fármacos, suministros, etc”; al tiempo que recuerda que es normal que cada año determinadas partidas se aumenten a lo largo de los meses.

Para un presupuesto hospitalario no es preocupante, porque la luz no es una partida muy importante respecto al gasto total de un hospital”, insiste, al tiempo que descarta que los hospitales se acojan a tarifas reducidas de la luz mediante bonificaciones, como aquellas destinadas a colectivos vulnerables, “porque es el propio Gobierno el que fija los impuestos de la luz y también los cobra, y el que financia a los hospitales”.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.