Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Conocimiento > Ingeniería

"Detrás de un gran médico, hay un gran ingeniero hospitalario"

El presidente de la AEIH, desgrana los retos a los que se enfrenta el 35º Congreso de Ingeniería Hospitalaria

Luis Mosquera, presidente de la AEIH.
"Detrás de un gran médico, hay un gran ingeniero hospitalario"
Miércoles, 18 de octubre de 2017, a las 12:00
Canarias es el enclave elegido por los ingenieros hospitalarios para celebrar su 35º Congreso Nacional. Durante dos días (del 26 al 27 de octubre), un centenar de profesionales pondrán en común las ideas más innovadoras -así como su aplicación práctica en la sanidad española- y debatirán cómo mejorar el sistema, desde un punto de vista de eficiencia, calidad y seguridad. Luis Mosquera, presidente de la Asociación Española de Ingeniería Hospitalaria (AEIH), entidad encargada de organizar esta cita, explica a Redacción Médica las claves de este congreso.

Los ingenieros hospitalarios se citarán en la 25º edición de su congreso nacional. ¿Qué novedades aportará esta nueva cita?

Cada congreso de Ingeniería Hospitalaria se convierte en una ventana al mundo para conocer las últimas novedades que aparecen en el ámbito sanitario y en el de la tecnología.

Este año, como principal novedad, vamos a abordar la medicina hiperbárica para el tratamiento de ciertas enfermedades. Se trata de un tema bastante desconocido, no solo por los técnicos, sino incluso por los clínicos, y tiene un ámbito de aplicación muy amplio, más allá de la descomprensión en ciertas actividades deportivas. Canarias, por ejemplo, tienen una buena Unidad de Medicina Hiperbárica y sus expertos nos van a contar las últimas novedades.

Otra de las cuestiones que abordaremos en este congreso será el hospital inteligente, pasando por el control integral de todas las unidades, hasta cosas más concretas como los quirófanos inteligentes de última generación. Asimismo, también abordaremos sobre el futuro de la tecnología desde el punto de vista de la Ingeniería Sanitaria: su aplicación médica (como puede ser la impresión 3D), avances en cirugía y espectrografía para la detención de ciertas enfermedades…

De alguna manera, nuestro congreso es una especie de compendio de las últimas aplicaciones tecnológicas en el ámbito sanitario.

¿Por qué celebrar este evento en Canarias?


Más de 100 congresistas y cerca de 60 empresas participarán en este congreso


Éste es un congreso itinerante que busca que los profesionales de las diferentes comunidades autónomas y provincias tengan, en algún momento, alguna representación para poder organizarlo. En este caso, se nos presenta a la Asociación Española de Ingeniería Hospitalaria (AEIH) varias candidaturas y este año decidimos apostar por Canarias.

Hacía mucho que no organizábamos un congreso en las islas y, aunque el problema logístico es más complicado que en la península, nos pareció una oportunidad excelente de celebrar esta cita aquí.

¿Cuántos asistentes esperan congregar en esta cita?

Habitualmente –y esperamos que en esta edición no sea menos- somos alrededor de 800 profesionales como congresistas. Pero es verdad que no son solo ellos, sino que también tenemos un número importante de estudiantes, ligados a las universidades locales, y procedentes de la industria. Con todos ellos, esperamos ser 1.000/1.100 personas.

¿Y cuántas empresas colaboradoras?

Hay distintos tipos de colaboración en estos eventos. El más llamativo es el stand, que, para esta ocasión, contaremos con 60, aunque también pueden hacerlo mediante posters o formación, que ya se elevan a 90.

Uno de los temas del programa del congreso se llama ‘El futuro de la Ingeniería Hospitalaria’. ¿Cuál es, precisamente, el futuro de este sector?

Todos somos conscientes que, de alguna manera, el desarrollo de la actividad médica está vinculado total y absolutamente a la tecnología (desde la tecnología de la imagen, a las tecnologías de la información, y todo tipo de aparatología relacionada con la tecnología sanitaria).

No es raro que de la mano del médico haya un profesional de otro sector, no estrictamente sanitario, que aporte esa visión más técnica, como puede ser el ingeniero. Y esta situación va a ser cada vez mayor y mucho más necesaria, sobre todo, a medida que se incorpore más tecnología a los hospitales. Detrás de estos temas estará siempre, indudablemente, un clínico pero acompañado de un ingeniero.

En el Sistema Nacional de Salud (SNS) se habla siempre de la importancia de los médicos y los enfermeros. ¿Qué papel juega el ingeniero en este modelo?

Todavía queda la visión romántica o artística de la profesión médica -a pesar de que actualmente bebe de conocimientos técnicos- y, por eso, estos otros profesionales que intervienen en el acto médico quedan relegados a un segundo plano.

Incluso el paciente tiene esa sensación cuando entra por la puerta del hospital. Pero no deja de ser una cuestión de visibilidad y de ahí la razón de nuestro congreso. Detrás de un gran médico, hay un gran ingeniero, porque en el ‘backstage sanitario’ siempre hay un soporte tecnológico.