El tratamiento con hierro carboximaltosa (Ferinject) hace caer las hospitalizaciones un 26%, según un estudio

Tratar la falta de hierro reduce reingresos en insuficiencia cardíaca aguda


08 feb 2021. 09.00H
SE LEE EN 5 minutos
El tratamiento con hierro carboximaltosa (Ferinject) en pacientes hospitalizados por insuficiencia cardiaca aguda (IC) y que presentan déficit de hierro consigue una reducción significativa de reingresos (un 26%), según datos que se desprenden del estudio AFFIRM-AHF. Los doctores Domingo Pascual, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca y coordinador del estudio a nivel nacional, y Josep Comín-Colet, director del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Bellvitge y parte del Comité de Adjudicación de Eventos del estudio, analizan el alcance de este estudio y su posible incidencia sobre la práctica clínica.

El doctor Comín-Colet señala que la IC es una patología "que padece un 2% de la población, presenta una mortalidad muy alta y un número importantísimo de hospitalizaciones al año. Sólo en Cataluña son 350.000". En este contexto, el doctor Pascual agrega que estas hospitalizaciones tienen “un enorme impacto tanto en los pacientes como en el sistema sanitario. En los pacientes suponen un empeoramiento de la enfermedad, con una progresión y mayor riesgo de nuevas hospitalizaciones y fallecimiento. En el sistema sanitario suponen un coste enorme, pues la insuficiencia cardiaca es el principal motivo de hospitalización en mayores de 65 años, suponiendo un 2-3% del gasto sanitario total, fundamentalmente por las hospitalizaciones recurrentes”.

Ambos expertos recuerdan que el déficit de hierro está presente en un 30-50% de pacientes con insuficiencia cardiaca, pero dentro de este rango es más frecuente en pacientes que son hospitalizados. “Esto se debe a que la existencia de déficit de hierro se asocia también a un mayor riesgo de descompensación”, apunta el doctor Pascual, mientras que el doctor Comín-Colet, hace hincapié en que “está vinculado, además de a estos mayores porcentajes de hospitalización, a una mayor mortalidad y una peor calidad de vida”, concluyendo que “su presencia empeora la evolución del paciente”.

Al analizar los resultados del estudio AFFIRM, Pascual apunta que su importancia radica en que demuestra que, revirtiendo el déficit de hierro, de forma intravenosa con hierro carboximaltosa, “podemos prevenir nuevas hospitalizaciones en pacientes con insuficiencia cardiaca aguda o descompensada y un amplio rango de fracción de eyección del ventrículo izquierdo, pues participaron pacientes con cualquier valor por debajo del 50%”.

Pacientes con Ferinject: 26% menos de probabilidad de reingreso


Los resultados, ponen de manifiesto que los pacientes que recibieron Ferinject tenían un 26% menos de probabilidades de ser reingresados en el hospital por insuficiencia cardíaca respecto al grupo de comparación, con tan solo una o dos administraciones en la mayoría de los pacientes. Además de esta reducción “drástica” del riesgo de una nueva hospitalización, el doctor Comín-Colet, destaca que se produce “una mejora espectacular de la calidad de vida de los pacientes”.

Además, agrega este experto, “tras los resultados de este estudio se comprueba que el déficit de hierro es un objetivo terapéutico más, como puede ser bajar la frecuencia cardiaca o mejorar la función ventricular, ya que su detección precoz cambia la evolución del paciente. Además, esta nueva evidencia debería obligarnos a una búsqueda activa del déficit de hierro cuando el paciente ingresa, para su corrección en la fase hospitalaria”.  

Respecto a si estos datos podrían tener implicaciones en el uso de Ferinject en pacientes con IC en España, ambos expertos concuerdan que sí, y lo fundamentan en que con el hierro oral no se consigue alcanzar estos beneficios, mientras que la formulación intravenosa de hierro carboximaltosa ha demostrado ser muy segura, a la vez que capaz de revertir eficazmente el déficit de hierro y, con ello, mejorar tanto los síntomas como el riesgo de descompensaciones y hospitalizaciones.

El doctor Pascual agrega que es un estudio muy esperado, “pues ya sabíamos que la corrección del déficit de hierro con hierro carboximaltosa mejoraba síntomas y capacidad de ejercicio en pacientes ambulatorios, y en este contexto lo usábamos y observábamos una mayor estabilidad de los pacientes que lo recibían”. Tras el estudio AFFIRM-AHF, asegura, “ahora podemos afirmar que el diagnóstico del déficit de hierro y su tratamiento dentro del hospital conlleva un riesgo significativamente menor de nuevas descompensaciones tras el alta. Por tanto, este beneficio debería traducirse en una mejora de la práctica clínica por parte de los distintos profesionales implicados en la atención hospitalaria de pacientes con insuficiencia cardiaca agudizada. En este sentido, creo que la incorporación de los resultados de este estudio a los protocolos locales introduciendo el tratamiento con hierro iv antes del alta es muy importante”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.