20 de octubre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 21:20
Empresas > Industria

Takeda presenta nuevos datos de ixazomib en mieloma múltiple

En combinación con lenalidomida y dexametasona

Jesús Gómez Navarro, de Takeda.
Takeda presenta nuevos datos de ixazomib en mieloma múltiple
Redacción
Lunes, 10 de julio de 2017, a las 14:00
Takeda presenta los datos de dos ensayos clínicos en fase I y II que han evaluado Ninlaro (ixazomib) en pacientes con mieloma múltiple de nuevo diagnóstico. Ambos estudios han evaluado ixazomib más lenalidomida y dexametasona en pacientes con mieloma múltiple de nuevo diagnóstico que no habían recibido trasplante de progenitores hematopoyéticos (TPH), seguido de mantenimiento con ixazomib en monoterapia.

En este sentido, Jesús Gómez Navarro, vicepresidente, Jefe de Investigación y Desarrollo de Oncología Clínica de Takeda señala “a pesar de los recientes progresos, el mieloma múltiple sigue siendo un cáncer hematológico raro, devastador e incurable. Estos últimos datos demuestran el compromiso constante de explorar nuevas formas de proporcionar un tratamiento efectivo y sostenible para pacientes con mieloma múltiple, tanto en el momento del diagnóstico como para su uso prolongado”.

En estos estudios en fase I y II, los pacientes con mieloma múltiple de nuevo diagnóstico recibieron ixazomib por vía oral una vez por semana (1,68 - 3,95 mg/m2 en fase 1 y 4,0 mg en fase 2), más lenalidomida y dexametasona hasta 12 ciclos de inducción de 28 días. De 65 pacientes incluidos, 42 continuaron el tratamiento del estudio sin retiradas tempranas debidas a TPH. Después del tratamiento inicial, 25 pacientes recibieron ixazomib una vez por semana, a la dosis máxima tolerada durante la inducción hasta progresión de la enfermedad o toxicidad inaceptable.

Al respecto, Gómez Navarro indica “estos datos demuestran el uso potencial de ixazomib en combinación con lenalidomida-dexametasona en pacientes con mieloma múltiple de nuevo diagnóstico y como tratamiento de mantenimiento en monoterapia, lo que se traduce en pacientes que alcanzan mejores respuestas al uso continuado del tratamiento. El perfil de eficacia y seguridad de ixazomib, junto con su administración como pauta totalmente oral, puede reducir desplazamientos y ayudar a los pacientes a mantener el tratamiento del mieloma múltiple”.

Los pacientes no sometidos a TPH y tratados con ixazomib más lenalidomida y dexametasona como inducción alcanzaron tasas de respuesta elevadas. A una mediana de seguimiento de 55,2 meses, la tasa de respuesta global (TRG) confirmada fue del 80 por ciento, la tasa de respuesta completa más muy buena respuesta parcial (RC+MBRP) fue del 63 por ciento y la tasa de respuesta completa (RC) fue del 32 por ciento. La mediana de la supervivencia libre de progresión (SLP) fue de 29,4 meses. Después de completar 12 ciclos de tratamiento de inducción con lenalidomida y dexametasona, 25 pacientes recibieron mantenimiento con ixazomib en monoterapia. El aumento del alcance de la respuesta tuvo lugar en un número de pacientes que recibieron tratamiento de mantenimiento con ixazomib en monoterapia; el 32 por ciento de los pacientes mejoraron su respuesta durante el mantenimiento.