Takeda presenta nuevos datos de Adcetris para linfomas cutáneos

El tratamiento demuestra ser superior a los medicamentos existentes

Stefanie Granado, directora general de Takeda Iberia.
Takeda presenta nuevos datos de Adcetris para linfomas cutáneos
lun 17 febrero 2020. 19.10H
El 4º Congreso Mundial de Linfomas Cutáneos, que se ha celebrado en Barcelona del 12 al 14 de febrero, ha sido el escenario en el que se han presentado los resultados del ensayo clínico del medicamento Adcetris, desarrollado por Takeda y Seattle Genetics, indicado en pacientes con linfomas cutáneos que expresan el biomarcador CD30.

Entre 5 y 10 personas por cada millón de habitantes reciben cada año un diagnóstico de linfoma cutáneo de células T, un subtipo poco frecuente de linfoma no Hodgkin que suele aparecer entre los 40 y 50 años de edad y que afecta ligeramente más a hombres que a mujeres. El problema principal de esta patología es que, debido a su baja frecuencia y a la similitud de sus síntomas con una enfermedad mucho más frecuente, la psoriasis, su diagnóstico se puede retrasar hasta tres años.

Pablo Ortiz, jefe del Servicio de Dermatología Médico-Quirúrgica del Hospital Universitario Doce de Octubre, ha presentado resultados de práctica clínica real en cinco países europeos (Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido) sobre la estrategia de tratamiento y evolución de los pacientes con linfoma cutáneo de células T primario que, tras recibir tratamientos sistémicos previos o radioterapia, han progresado o recaído en su enfermedad.


Resultados


Los resultados de este estudio prospectivo indican que la mayoría de los pacientes en estos países se tratan de forma primaria con quimioterapia (23,1 por ciento), combinaciones con quimioterapia (19,8 por ciento), regímenes basados en bexaroteno (18,7 por ciento) y metotrexato en monoterapia (14,3 por ciento).

Además, un 44 por ciento de ellos recibe también tratamientos tópicos en la piel en combinación con estas terapias sistémicas. Unas estrategias de tratamiento que obtienen respuestas objetivas bastante limitadas, ya que solo un 43,9 por ciento de los pacientes responden y hasta un 24,5 por ciento de ellos experimentan progresión de su enfermedad. 

Ello, unido a la falta de consenso entre los profesionales sobre la mejor estrategia de tratamiento en cada caso y a que las guías clínicas publicadas (EORTC, NCCN...) carecen de un consenso claro acerca de cuál es el mejor abordaje para cada situación, "hace muy necesaria la aprobación de nuevas dianas terapéuticas que mejoren los resultados en supervivencia y calidad de vida de los pacientes con linfomas cutáneos de células T", ha explicado el experto.

Durante la presentación, Ortiz ha destacado especialmente el papel de una nueva diana terapéutica, brentuximab vedotina (BV), en pacientes con linfomas cutáneos que expresan el biomarcador CD30. "Es un fármaco seguro y eficaz que mejora nuestras posibilidades terapéuticas para el tratamiento de estos pacientes", ha destacado.

En concreto, este especialista ha hecho alusión a los últimos datos del ensayo clínico Alcanza, en pacientes con micosis fungoide y linfoma anaplásico de células grandes primariamente cutáneo (dos subtipos de linfomas cutáneos de células T) que han sido previamente tratados al menos con una terapia sistémica. En estos pacientes, BV ha demostrado ser significativamente superior a los actuales tratamientos estándar (metrotexato y bexaroteno).

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.