Según un estudio, da buenos resultados en combinación con quimioterapia

Roche suma el cáncer de pulmón a los resultados positivos de Tecentriq
Sandra Horning, Chief Medical Officer y responsable de Desarrollo Global de Productos de Roche.


24 oct 2018. 16.35H
SE LEE EN 3 minutos
Roche ha aprovechado la celebración del Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO 2018) para presentar los buenos resultados del estudios fase III llevados a cabo con el fármaco tecentriq (atezolizumab) para tratar cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) metastásico no escamoso. Recientemente, la compañía también ha anunciado los buenos resultados que este mismo fármaco ha dado en la supervivencia de pacientes con cáncer de mama.

En el caso concreto de este tipo de cáncer de pulmón no microcítico, la combinación de tecentriq con quimioterapia (carboplatino y nab-paclitaxel]) para el tratamiento inicial (primera línea) de este cáncer contribuyó a que los pacientes tuvieran una supervivencia significativamente mayor frente a la quimioterapia sola en la población sin mutaciones.  El tratamiento con inmunoterapia también redujo el riesgo de empeoramiento o muerte (supervivencia libre de progresión) frente a la quimioterapia sola. 

Para la Margarita Majem, oncóloga del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona y una de las investigadoras de este estudio en el que han participado trece hospitales españoles, “los cinco meses más de supervivencia global que aporta la inmunoterapia atezolizumab es un beneficio muy importante. También es relevante el tiempo que los pacientes viven sin que la enfermedad experimente progresión alguna”.

Inmunoterapia vs. quimioterapia



El tratamiento más común hasta la fecha para este tipo de cáncer es la quimioterapia


En pacientes como la mayoría de los incluidos en este ensayo clínico, que no presentan mutaciones, el tratamiento estándar ha sido hasta la fecha la quimioterapia. “Ahora”, destaca esta experta, “estamos viendo que añadir la inmunoterapia puede mejorar de forma considerable los resultados y esto podría suponer un cambio en el estándar de tratamiento de esta esta enfermedad”.

La Majem subraya igualmente lo observado en los pacientes que respondían al tratamiento combinado y que seguían después recibiendo, como terapia de mantenimiento, la inmunoterapia en solitario hasta progresión o hasta que se considere que no se obtiene ningún beneficio clínico. “En estos casos, hemos comprobado que el tratamiento es muy bien tolerado y pueden seguir sin problema su vida normal mientras reciben esta medicación”, comenta esta especialista.

Tal como ha señalado Sandra Horning, Chief Medical Officer y responsable de Desarrollo Global de Productos de Roche, “un tratamiento inicial basado en la inmunoterapia tecentriq (atezolizumab) proporcionó un significativo beneficio sobre la supervivencia en pacientes con cáncer de pulmón no microcítico no escamoso, que es el más común entre los carcinomas pulmonares. Estamos ante un tumor complejo y esta combinación podría ofrecer una nueva opción de tratamiento. Colaboraremos con las autoridades sanitarias para que el tratamiento pueda estar accesible cuanto antes para estos pacientes”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.