Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 16:20
Empresas > Industria

Los nuevos infectados por VIH vivirán tanto como la población general

Gracias a los nuevos tratamientos con toxicidades reducidas

María Río, directora general de Gilead en España.
Los nuevos infectados por VIH vivirán tanto como la población general
Redacción
Martes, 11 de julio de 2017, a las 16:20
Los nuevos diagnosticados por VIH en España en la actualidad, con una media de 36 años (aunque la edad de infección está en los 33), tienen una esperanza de vida similar a la del resto de la población general debido a los nuevos tratamientos con toxicidades reducidas, según un estudio realizado por The Economist Intelligence Unit, con el patrocinio de Gilead, presentado este martes en Madrid.
 
Esta investigación, titulada 'Vivir y envejecer con el VIH: desafíos en la gestión del VIH en España', ha evaluado la situación de la infección por el VIH en nuestro país, su diagnóstico, el envejecimiento de los pacientes y las comorbilidades, así como sus necesidades médicas aun por cubrir.
 
El informe reconoce que se ha producido un "notable incremento" de la supervivencia y de la esperanza y la calidad de vida de los pacientes, si bien casi la mitad de ellos actualmente tiene más de 50 años y éstos deben enfrentarse a problemas derivados tanto del envejecimiento anticipado como a los efectos secundarios debidos a las toxicidades acumuladas por los tratamientos anteriores a los que han sido sometidos a los largo de los años.
 
Es en estos pacientes con edades mayores en los que también se presentan a comorbilidades asociadas a la evolución de la enfermedad o a ese envejecimiento prematuro, como patologías renales, cardiovasculares, óseas o pulmonares, que también se ven afectados por hábitos de vida poco saludables.
 
Así, diferencia una primera generación que contrajo el VIH hace décadas, cuando no había tratamientos eficaces y han sufrido muchas complicaciones médicas; una segunda, de los diagnosticados cuando los tratamientos empezaron a ser más eficaces, pero aun altamente tóxicos, por lo que se enfrentan también a sus efectos, y una tercera, la de los que han sido tratados con procedimientos con una toxicidad reducida, lo que ha incrementado su eficacia y su esperanza de vida en 10 años.