Es una de las propuestas que se recoge en el informe ‘Los sistemas sanitarios después de la Covid-19'

Los ensayos clínicos a distancia, clave en futuras emergencias sanitarias


21 jul 2021. 13.00H
SE LEE EN 4 minutos
Trabajar en prevención y atención temprana, planificar el futuro (con ensayos clínicos a distancia), recoger los frutos de la digitalización y centrarse en las personas y los resultados en salud. Estos son los cuatro pilares sobre los que deben asentarse los sistemas sanitarios para prepararse ante futuras emergencias sanitarias. Así se concluye en el informe ‘Los sistemas sanitarios después de la Covid-19. Una visión sobre los sistemas de salud europeos’, elaborado por la consultora PwC y  la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (Efpia) a través de entrevistas y foros de discusión.

En este documento se han analizado las fortalezas y las debilidades de las actuales estructuras sanitarias y se han propuesto soluciones. "La crisis desatada por el coronavirus en todo el mundo ha puesto a prueba, de una forma sin precedentes, la capacidad de recuperación y agilidad de los sistemas sanitarios europeos, pero sobre todo ha evidenciado cuáles son sus puntos fuertes y débiles", explican los autores.

Dicho informe tiene el objetivo de aumentar la eficiencia y el enfoque innovador de los sistemas sanitarios así como atender las nuevas necesidades de la población.

La innovación, más cerca de los pacientes


El primero de los puntos sobre los que reflexiona el análisis 'Los sistemas sanitarios después de la Covid-19. Una visión sobre los sistemas de salud europeos' es el error de centrarse en el tratamiento y la atención especializada y "no dar la importancia que tiene la actuación temprana y la prevención". En este sentido, consideran que las estrategias innovadoras pasarían por: la prevención, la detección y el diagnóstico, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático para identificar grupos de riesgo y la detección del curso de la enfermedad en fases tempranas. "La prevención y el tratamiento temprano de las enfermedades crónicas (como diabetes y enfermedades cardiovasculares) también ayudarán a contener la mortalidad por Covid-19", afirman los autores.

Otra de las estrategias que recogen en este informe es la planificación del futuro, como financiación de objetivos a largo plazo. En concreto, señalan que monitorizar los comportamientos epidemiológicos, estudiar factores de riesgo, considerar el contexto epidemiológico y conocer las nuevas tecnologías sanitarias permitirán "tomar decisiones presupuestarias de futuro con la mirada puesta en mejorar los resultados en salud de la población". Para conseguir también una mejor planificación, el informe sugiere que ciertos procesos de ensayos clínicos se realicen de forma remota para no sufrir retrasos.

Máximo partido a la digitalización


Impulsar el Espacio Europeo de Datos de Salud es otro de los pasos que todavía tienen que dar los países europeos. "Cada sistema debe ser capaz de utilizar datos del mundo real para generar conocimientos sobre futuras necesidades de atención médica y tener la oportunidad de mejorar los resultados", subrayan. Tal y como relatan los autores del texto, la Unión Europea necesitará fortalecer sus inversiones en infraestructuras y armonizar procesos para llegar a conseguirlo, ya que antes de la pandemia apenas se contaba con servicios a distancia.

Por último, centrarse en las personas y los resultados debe ir acompañado de la formación a todos los niveles de los profesionales sanitarios. Asimismo, los expertos inciden en que se debe contribuir al empoderamiento de los pacientes para que puedan tomar las mejores decisiones sobre su enfermedad, con especial atención a los grupos más vulnerables. "Un sistema de salud al que es fácil de acceder puede fomentar comportamientos de salud positivos y hacer que la atención sea más eficiente", señalan los autores, quienes afiman que la atención sanitaria -sobrepasada por el Covid-19- mermó la confianza de los pacientes.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.