Astellas advierte de que el estigma social en torno a esta enfermedad provoca depresión y ansiedad en los pacientes

La salud mental, "efecto colateral" clave para tratar el cáncer de vejiga
Stephen Head, director sénior de asociaciones de pacientes de Astellas, y Susan Mullerworth, paciente con cáncer de vejiga.


19 may 2022. 10.30H
SE LEE EN 5 minutos
A pesar de que el cáncer de vejiga es el quinto cáncer más común en Europa, donde se diagnostican alrededor de 150.000 casos nuevos cada año, hay una desinformación generalizada en torno al mismo a nivel social. De hecho, este poco conocimiento impacta "considerablemente" en la salud mental de pacientes y cuidadores. "La falta de conciencia sobre el cáncer de vejiga se ha relacionado con el deterioro de la salud mental, lo que a su vez tiene un efecto colateral en el pronóstico", ha destacado Stephen Head, director sénior de asociaciones de pacientes de Astellas, durante la presentación del nuevo informe elaborado por la compañía.

Según el estudio 'Enfrentando el cáncer de vejiga', el 32 por ciento de la población desconoce este cáncer y, además, culpa a los enfermos de padecer esta afección. En este sentido, una tercera parte de los encuestados reconoce que tanto su familia como sus amigos apenas muestran empatía hacia ellos porque, en general, creen que podrían haberlo evitado. Sin embargo, la compañía ha señalado en este punto que, aunque el tabaco es un factor de riesgo y se puede restringir, no es la principal causa entre los afectados. 

Con todo, el informe concluye que los pacientes con cáncer de vejiga "se sienten en desventaja", ya que tienen un sentimiento de auto-estigma hacia su enfermedad, debido a la vergüenza y autoculpa que ellos mismos sufren. Unas emociones que, según han alertado, también pueden derivar en depresión y ansiedad, especialmente entre los pacientes más jóvenes, quienes padecen con mayor intensidad estos trastornos y peor imagen tienen de sí mismos.

"Si queremos mejorar los resultados para los afectados, se deben priorizar los esfuerzos para aumentar la educación y proporcionar recursos para apoyar a las comunidades afectadas", ha defendido Stephen Head, a la vez que ha insistido que el objetivo de este estudio es "un cambio urgente para apoyar a los pacientes y sus cuidadores durante la enfermedad".

Para ello, ha reclamado adoptar estrategias más eficientes en la atención médica para un diagnóstico precoz, así como perfeccionar las comunicaciones entre los profesionales sanitarios y, en consecuencia, mejorar los resultados de los pacientes. Igualmente, ha pedido impulsar una mayor comprensión y empatía hacia las personas afectadas y reconocer las necesidades de los cuidadores para que no se sientan desatendidos. "Es fundamental", ha insistido.


Cáncer de vejiga: uno de los diez más diagnosticados


Para obtener estos resultados, Astellas ha entrevistado a más de 300 pacientes y cuidadores de Estados Unidos y Europa (Francia, Reino Unido, Alemania y España) y ha determinado que la salud mental es "un problema significativo adicional a la enfermedad" tanto para el paciente como para su entorno. Concretamente, para el último grupo la soledad y el resentimiento son un "problema profundo", ya que más del 35 por ciento comparten estas percepciones.

Asimismo, los encuestados han confesado que el cáncer de vejiga impacta en su vida diaria. Concretamente, el 77 por ciento de los pacientes que han pasado por quirófano ha detallado que hay días que tienen que permanecer en casa por las molestias que sufren a consecuencia de la operación y casi la totalidad de sus cuidadores han respaldado que hay determinadas actividades que ya no realizan (92 por ciento).

"El cáncer de vejiga no recibe la atención que merece a pesar de ser uno de los diez cánceres más diagnosticados", ha detallado Alex Filicevas, director ejecutivo de la Coalición Mundial de Pacientes con Cáncer de Vejiga, quien ha animado a "unir fuerzas" para mejorar la calidad de vida tanto de los pacientes como de sus cuidadores después de que este informe haya demostrado que el impacto en el bienestar emocional es "considerable".

Por ello, se ha puesto en valor el papel que desempeña el entorno, haciendo especial hincapié en las personas más cercanas. De este modo, el estudio subraya que los amigos, el grupo de pacientes con la misma enfermedad y los profesionales médicos que los tratan son los tres pilares esenciales desde el diagnóstico. Así, enfatizan que la salud mental afecta a la evolución del cáncer de vejiga, llegándose a demostrar que aquellas personas que padecen ansiedad o depresión tienen un índice de supervivencia más bajo.

Es por esta razón que más de la mitad de los pacientes desea tener la oportunidad de hablar con otros enfermos y el 72 por ciento de los cuidadores demanda un mayor apoyo psicológico por parte de los amigos para afrontar esta enfermedad con positivismo.

Un aspecto que también ha compartido la paciente británica Susan Mullerworth, quien ha lamentado su ignorancia inicial cuando le diagnosticaron cáncer de vejiga y, por tanto, ha pedido más referencias sobre esta enfermedad: "Hay que ser realmente proactivo para encontrar información". 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.