La atención en los hogares ayuda a personalizar los tratamientos y mejorar la calidad asistencial de los pacientes

Inmuno-oncología
Borja Gómez, María Alcaraz, Javier Marco, Estel Güell, Fernando Rivera y Ana Álvarez.


21 dic 2022. 16.00H
SE LEE EN 11 minutos
El seguimiento y tratamiento del paciente oncológico en su propio domicilio se presenta como un sistema que beneficia tanto al propio usuario como a los profesionales sanitarios que le atienden, así como a todo el sistema sanitario. Esta atención domiciliaria innovadora busca ser una realidad y convertirse en un nuevo modelo de manejo de estos pacientes para los que, en la mayoría de los casos, desplazarse hasta el hospital es todo un reto.

Analizar este sistema ha sido el principal objetivo del debate 'La importancia de la telemedicina en cáncer, mejorando la experiencia del paciente', organizado por Redacción MédicaBristol Myers Squibb (BMS).

BMS ha apoyado la puesta en marcha de dos programas pioneros para impulsar la inmunoterapia a domicilio. A modo piloto, uno de ellos es acogido por el Hospital Clínic de Barcelona desde 2021; y el otro en el Hospital Marqués de Valdecilla de Santander desde 2020. Entre dos los centros llevan al domicilio de cerca de 150 pacientes los tratamientos de inmunoterapia.

El objetivo de estas iniciativas es proporcionar la asistencia en domicilio de pacientes oncológicos con la misma seguridad que el hospital, pero con una mejor calidad asistencial.


Importancia de la Inmuno-oncología


Fernando Rivera, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Marqués de Valdecilla, ha abierto el debate explicando que la inmunoterapia oncológica es uno de los grandes avances en el tratamiento del cáncer en la última década. "La inmunidad normalmente nos defiende de que tengamos cáncer y solo cuando la inmunidad es sobrepasada, éste se desarrolla. La idea de intentar reforzar de nuevo esa inmunidad para que de nuevo haga su papel y elimine a los tumores es la que subyace debajo de la inmunoterapia del cáncer".

Los especialistas ponen de relieve la seguridad para el paciente en el tratamiento de inmunoterapia oncológica a domicilio.


La mejora en la evolución del paciente con este tipo de tratamiento es muy pronunciada e incluso muchas veces llega a la curación. En comparación con la quimioterapia, la inmunoterapia tiene unas toxicidades distintas "que se manejan muy bien". "Se logran curaciones y mejoras muy duraderas", ha asegurado.

Por su parte, Javier Marco, especialista en el Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínic de Barcelona, ha destacado la sencillez de la administración de este tratamiento, lo que también facilita es traslado de esta terapia a los domicilios. "Hay muchos tipos distintos de tratamientos que podemos englobar en el gran paraguas de la inmunoterapia, pero las que usamos con más frecuencia son infusiones endovenosas que se pueden poner entre media y una hora y con la periodicidad entre dos, tres o cuatro semanas", ha indicado.

La inmunoterapia tiene toxicidades manejables y mejora de manera pronunciada la calidad de vida del paciente



Ana Álvarez Labiano, directora de Operaciones Estratégicas de BMS España y Portugal, ha destacado el compromiso y papel de BMS en la investigación y desarrollo de nuevos avances que mejoren la vida del paciente. "En concreto, en BMS hemos sido pioneros en el desarrollo de la inmunoterapia, que ha brindado a algunos pacientes mejoras en la supervivencia y en la calidad de vida". "Por ese motivo, y para seguir contribuyendo a la mejora de esa calidad de vida, en BMS consideramos que los programas de atención domiciliaria son muy necesarios", añade Ana.


El papel de la Enfermería


Para trasladar la inmunoterapia al domicilio del paciente, el papel de la Enfermería es clave. Estel Güell, enfermera del Servicio de Oncología del Hospital Clínic de Barcelona, explica que, dado que se ha conseguido que en muchos pacientes oncológicos se cronifique la enfermedad, en la actualidad es muy importante hacer un seguimiento personalizado de cada uno y priorizar el satisfacer sus necesidades.

"Tenemos que individualizar más la atención y los tratamientos, cada paciente, patología y tratamiento es un mundo diferente", ha apuntado Borja Gómez, enfermero del Servicio de Oncología del Hospital Marqués de Valdecilla e investigador del Instituto de Investigación Sanitaria Valdecilla (IDIVAL).

Además, ha puesto de relieve que "una persona que se trate con inmunoterapia no tiene unas necesidades muy diferentes a una persona que se trate con quimioterapia", pero que es necesario "atender muy bien a la persona y a su entorno, así como priorizar su compresión de la enfermedad, su comprensión del tratamiento, su comprensión del pronóstico". En general, asegura que trasladar los tratamientos a casa "es una facilidad para el paciente y para los profesionales sanitarios". 

Este modelo de atención sanitaria logra una mayor cercanía con los pacientes.


Experiencia en el Marqués de Valdecilla


El Hospital Marqués de Valdecilla es uno de los centros que ya cuenta con un proyecto de seguimiento integral en domicilio de pacientes oncológicos que realizan tratamiento con inmunoterapia. Una de las principales ventajas de este, explica Rivera, es que se evita el desplazamiento al hospital, "que a veces supone tiempos más largos para el paciente que la propia infusión" y además facilita el rol de los familiares y cuidadores.

En el caso de este centro, "empezaron a plantar la apertura de este programa hace cuatro años" y terminó acelerándose con la llegada del Covid-19. "En colaboración estrecha con la industria farmacéutica, lanzamos en 2020 un programa piloto que se centró en pacientes del área de Santander y sus alrededores", ha explicado. Además, eligieron para comenzar tratamientos "con poco peligro", es decir "con poca toxicidad aguda" pues "no podían arriesgarse a tener que atender un evento grave en domicilio y no tener detrás toda la infraestructura del hospital".

Rivera pone de relieve que el papel enfermero es el pilar de este programa. "Hay que poner el protagonismo en Enfermería en este tipo de procesos. Su involucración y compromiso es lo que hace que funcione", ha asegurado.

Desde la puesta en marcha, Rivera ha destacado que tanto pacientes como profesionales están muy satisfechos con los resultados. Con el objetivo de contar con evidencia que pruebe el éxito del programa, desde el hospital tienen en marcha una valoración pormenorizada de qué complicaciones pueden aparecer a lo largo del tratamiento.

Además, realizan una encuesta de calidad de vida a los pacientes y los profesionales sanitarios involucrados llevan a cabo un análisis fármaco-económico de manera paralela. "Todavía no tenemos los datos finales, pero las impresiones generales y la satisfacción que transmiten los pacientes es mucha; están felices con este programa", ha explicado. Además, ha comentado que los profesionales se encuentran muy satisfechos: en este tiempo no han encontrado complicaciones ni eventos inesperados.


Experiencia en el Clínic de Barcelona 


Hospital Clinic de Barcelona contaba con una Unidad de Atención Domiciliaria muy potente. Desde el año 2021, gracias a la colaboración con BMS, se ha añadido un programa de inmunoterapia domiciliaria para pacientes con cáncer de órgano sólido. 

Marco ha destacado que el programa ha aportado muchos beneficios para el paciente. Son pacientes que con gran frecuencia tienen que visitar el hospital para pruebas, para visitas médicas, para analíticas, la infusión del fármaco, y de esta manera pueden realizar todos esos trámites complicados en un entorno más cómodo. Además, ha explicado que este modelo "descongestiona un sistema que ya tiene muchas dificultades para absorber toda la demanda que hay".

Un matiz muy interesante es que este modelo de telemedicina beneficia tanto a los pacientes jóvenes, que por ejemplo pueden teletrabajar desde casa, hasta el paciente más mayor, con comorbilidades, que tiene más dificultad para ir al hospital. "En este sentido la oportunidad que hemos tenido ha sido fundamental y tiene un potencial enorme para seguir creciendo", ha resumido.


Gestión de la empatía y miedo de los pacientes


El papel del enfermero pasa no solo por la administración de tratamientos, sino también un cariz más psicológico, de acompañamiento del paciente. "Yo creo que es lo que más valora un paciente, tener una enfermera, que es la misma que te pondría el tratamiento en un hospital de día, en tu casa durante una hora y media, escuchándote al cien por cien", ha asegurado Borja Gómez.

Además, ha matizado Estel Güell, el trato tan cercano con la enfermera permite la detección precoz de síntomas, que pueden ser clave. "Adelantarse, aunque sea 72 horas, a la visita médica beneficia mucho al paciente", ha recordado.

María Alcaraz, redactora de Redacción Médica, modera el debate.


Así, los enfermeros asumen una gestión de la empatía y miedo de los pacientes, que se maneja mejor con cercanía y desde el domicilio. Desde el hospital de Marqués de Valdecilla el sistema está configurado para que, si un paciente ya ha recibido tratamiento en el hospital con un profesional, sea este quien acuda a su casa, para reforzar el vínculo.

"La atención en exactamente igual en el hospital y el domicilio a nivel de seguridad no solo de manera objetiva, sino también subjetiva por parte de los pacientes", ha asegurado Gómez. En su hospital cuentan con alrededor de 100 pacientes en este programa, mientras que en el Clínic de Barcelona han tratado a 34 y mantienen 21 activos. "De todos los pacientes que hemos tratado, ninguno ha vuelto al hospital por miedo", ha dicho Borja Gómez. La adherencia a su programa es del 95 por ciento.


La adherencia al programa de inmunoterapia oncológica a domicilio es del 95 por ciento



El papel de la industria farmacéutica


La colaboración con entidades como BMS es clave para la consecución de este modelo de proyectos. Desde esta compañía quieren desarrollar y contribuir a una atención integral de los pacientes, a través de proyectos que aporten valor. Estas iniciativas, según ha explicado Ana Álvarez, pasan por facilitar la labor del profesional sanitario, generar valor para el paciente, abordar la patología de manera integral y medir los resultados. En la actualidad, tiene en marcha varios proyectos, que van desde la atención a domicilio de pacientes como la formación de profesionales y pacientes en planos más específicos.

En general, todos los ponentes consideran que el camino actual que está tomando la telemedicina es hacia la atención domiciliaria y más personalizada. "Por cuestiones de calidad de vida, de eficiencia, de comodidad, se va a tender cada vez más a que sea el sistema sanitario el que se acerque a casa de los pacientes", ha indicado Javier Marco. Fernando Rivera ha apuntado que, en el caso de la inmunoterapia, es un campo que va a seguir ampliándose y la atención domiciliaria es el camino "que ahora mismo se debe seguir".

Estel Güell, además, ha recordado que la telemedicina es un modelo muy seguro que, además, no solo beneficia al paciente, sino que también a su entorno. "Cuidadores y familiares tienen más capacidad para sobrellevar la enfermedad", ha asegurado.

Por último, Borja Gómez confirma la tesis de sus compañeros: este modelo de medicina es el futuro. "Tenemos sistemas y núcleos de trabajo abiertos, mentes innovadoras, gente que quiere lanzarse a la piscina, hacer cosas diferentes, que esto luego repercute en el futuro, repercute en todos", ha asegurado y concluido: "Es una maravilla poder tratar a los pacientes de manera segura en casa".

La respuesta de los pacientes es muy positiva cuando reciben tratamientos en sus hogares.

Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.