15 nov 2018 | Actualizado: 09:45

El uso de biosimilares alcanza el 43% en los hospitales de Castilla y León

Sandoz ha presentado en esta comunidad el 'Libro Blanco de los Medicamentos Biosimilares en España'

Emilio de Benito, Joaquín Rodrigo Poch, Ramón García, José Miguel García Vela, Nieves Martín, Antonio María Sáez, Cuadrado, Néboa Zozaya, César Hernández.
El uso de biosimilares alcanza el 43% en los hospitales de Castilla y León
mié 17 octubre 2018. 11.30H
Redacción
El Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid ha acogido la presentación regional del ‘Libro Blanco de los Medicamentos Biosimilares en España: Innovación y Sostenibilidad’, publicado por la Fundación Gaspar Casal con la colaboración de Sandoz con el objetivo de orientar a todos los actores involucrados en el manejo de los biosimilares de la región. Y es que, "43 por ciento de los farmacos utilizandos en los hospitales de Castilla y León son biosimilares", tal y como ha señalado su consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado.

La llegada de los medicamentos biosimilares al arsenal terapéutico "está teniendo importantes repercusiones en la práctica clínica y en la calidad de vida de los pacientes", señalan desde Sandoz. En este sentido, el consejero de sanidad ha asegurado que “estos medicamentos constituyen una expectativa para la sostenibilidad del sistema sanitario y, por tanto, para financiar el resto de la innovación”.

Sáez Aguado ha argumentado que “los biosimilares se comercializan con importantes reducciones de precio sobre el del original, favorecen la competencia y contribuyen a la liberación de recursos para la incorporación de nuevos tratamientos”. De hecho, Castilla y León está potenciando su integración para mejorar el acceso a medicamentos innovadores.

El uso de los biosimilares contribuiría a un ahorro de 1.965 millones de euros en el periodo 2017-2020



Oportunidades y retos de los biosimilares


La principal ventaja de los biosimilares, según Mª José Cuadrado, directora del Servicio de Reumatología de la Clínica Universidad de Navarra, es que “estos tratamientos ofrecen la misma eficacia y seguridad que los biológicos, pero con menor coste y menor impacto en el sistema".

En el campo de la reumatología, “biológicos y biosimilares, han venido a llenar unas necesidades de tratamiento que no teníamos cubiertas en el tratamiento de enfermedades inflamatorias del aparato locomotor y enfermedades autoinmunes sistémicas o metabólicas. Un porcentaje importante de pacientes no respondían a los tratamientos de los que disponíamos hasta la aparición de estos fármacos”.

En cuanto a los retos a los que deberán hacer frente los biosimilares de cara a los próximos años, Ramón García, presidente electo de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia, considera necesario mejorar el conocimiento y la formación de los profesionales sanitarios en el desarrollo y uso de los biosimilares “para mejorar el acceso de los pacientes a todos estos tratamientos, estimular el desarrollo de nuevos fármacos innovadores y garantizar la sostenibilidad del sistema”.
 

El Libro Blanco de los Medicamentos Biosimilares en España


La publicación recoge las principales conclusiones de un modelo de estimación sobre la contribución presente y futura de los biosimilares a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, que plantea un análisis retrospectivo según el cual se estima que el ahorro generado por la introducción de los biosimilares en el periodo 2009-2016 ascendió a 478 millones de euros. Así mismo, un análisis prospectivo establece que la contribución de los biosimilares en el periodo 2017-2020 ascendería a 1.965 millones de euros de ahorro.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.