18 nov 2018 | Actualizado: 17:25

Asocian los factores sociales y culturales a la prevención de la diabetes

Según un estudio, tres cuartas partes de los habitantes de las ciudades padecerán diabetes en 2045

Niels Lund, vicepresidente de Health Advocacy de Novo Nordisk.
Asocian los factores sociales y culturales a la prevención de la diabetes
mar 02 octubre 2018. 17.40H
Redacción
Una nueva investigación muestra que los servicios de salud y las estrategias de salud pública destinadas a reducir la carga de la diabetes tipo 2 pueden resultar ineficaces, a menos que aborden factores sociales y culturales. Los investigadores vincularon factores como las tradiciones alimentarias y los roles de género con el aumento de la vulnerabilidad a desarrollar diabetes en las ciudades; lugares en los que se estima que tres cuartas partes de sus habitantes padecerán diabetes en 2045.

“Durante muchos años, la prevalencia de diabetes ha seguido aumentando a un ritmo alarmante a pesar de los esfuerzos para evitarlo de las autoridades políticas y sanitarias”, explica David Napier, profesor de Antropología Médica en Medical University College London (UCL).

“Con el fin de frenar el avance de esta incapacitante y costosa enfermedad, debemos pensar de manera diferente y adoptar nuevos enfoques. Cuando las estrategias de salud pública y los planes de atención individual tienen en cuenta las culturas locales mayoritarias y las conductas asociadas, es mucho más probable que tengan éxito”, explica este experto.

Las tradiciones alimentarias y roles de género están vinculados con el desarrollo de diabetes



Los factores sociales y culturales


Dentro de sus hallazgos los investigadores señalaron una serie de factores sociales y culturales que contribuyen al aumento de la diabetes en las ciudades de todo el mundo. En Copenhague, las practicas estándar de derivación médica actúan como barreras para la atención preventiva de la diabetes.

En Houston, las tradiciones alimentarias se entrelazan con la herencia y la cultura y, a menudo, se percibe que proporcionan “comodidad”. En la ciudad de Méjico, los roles de género tradicionales limitan el autocuidado efectivo en los hogares, en concreto en el caso de los hombres, ya que algunos no quieren o no pueden dar a apoyo a personas con diabetes.

La tasa de diabetes aumenta


Un segundo estudio, presentado por los investigadores de Cities Changing Diabetes, programa en el que participa Novo Nordisk, en la EASD 2018, ha demostrado que las tasas de diabetes y obesidad están aumentando en todas las ciudades del mundo. Se prevé que en Norte América y Europa, donde la obesidad ha estado aumentando durante décadas, tengan en un futuro la mayor prevalencia de diabetes tipo 2, aunque también el incremento sea más lento en un futuro.

Por otro lado, se espera que en África se incremente en casi tres veces el número de personas que viven con diabetes a medida que la población envejece y la prevalencia de la obesidad aumenta. Lograr una reducción del 25 por ciento de la obesidad en el continente supondría 15,3 millones menos de personas con diabetes en 2045.

“Ya se ha iniciado el cuidado puerta a puerta, reubicando centros médicos dentro de los núcleos urbanos o facilitando el apoyo de los grupos con diversas creencias religiosas. Todos los socios del programa Cities Changing Diabetes ya están obteniendo un gran beneficio con los hallazgos de esta investigación”, afirma Niels Lund, vicepresidente de Health Advocacy de Novo Nordisk. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.