15 nov 2018 | Actualizado: 15:45

Apremilast muestra un perfil de seguridad favorable en artritis psoriásica

El fármaco de Celgene se ha probado en más de 3.000 pacientes

Jordi Martí, director general de Celgene en España.
Apremilast muestra un perfil de seguridad favorable en artritis psoriásica
vie 10 junio 2016. 13.30H
Redacción
Celgene International Sàrl, una subsidiaria de Celgene Corporation, ha anunciado la presentación de nuevos datos de seguridad a largo plazo de los ensayos clínicos en curso de apremilast (Otezla), el inhibidor oral selectivo de la fosfodiesterasa 4 (PDE4) de la compañía, en el marco del Congreso Anual Eular (European League Against Rheumatism), que se celebra en Londres del 8 al 11 de junio.
 
Se han presentado los análisis de los datos de seguridad combinados de 156 semanas (tres años) de los ensayos Palace 1-3, los cuales incluyen a pacientes con artritis psoriásica activa que fueron tratados con apremilast 20 mg o 30 mg dos veces al día. Los pacientes fueron tratados con apremilast solo o en combinación con fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAMEs), incluido metotrexato.
 
En los estudios de 156 semanas, un total de 1.441 (1.209,3 pacientes/año), 1.028 (937,8 pacientes/año), y 865 (790,4 pacientes/año) pacientes recibieron apremilast en los períodos de las semanas  0 hasta ≤52, semanas >52 hasta ≤104, y semanas >104 hasta ≤156, respectivamente.
 
Los afectos adversos comunes (aparición de >5 por ciento) comunicados fueron menores o se mantuvieron sin cambios con una exposición prolongada, comparado con la incidencia a las 52 semanas. Para los pacientes a los que se les administró apremilast 30 mg, la incidencia de efectos adversos comunicados entre las semanas 0-52 comparado con las semanas 104-156 fueron: diarrea (15,5 por ciento frente a 3,5 por ciento), náusea (15 por ciento frente a 2,3 por ciento), infección del tracto respiratorio superior (8,3 por ciento frente a 5,2 por ciento) y dolor de cabeza (10,4 por ciento frente a 2,7 por ciento). La mayoría de los efectos adversos de diarrea y náusea fueron comunicados dentro de las dos primeras semanas de tratamiento, y en general, desaparecieron a las cuatro semanas sin intervención médica.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.