El fármaco de Astrazeneca consigue reducir la actividad de esta enfermedad en pacientes adultos

Anifrolumab reduce el lupus independientemente del tratamiento previo
Rick R. Suárez, presidente de Astrazeneca España


10 nov 2021. 17.00H
SE LEE EN 4 minutos
Nuevos análisis del programa de ensayos clínicos TULIP en fase III han  demostrado que el uso de anifrolumab, potencial inhibidor del interferón tipo I, junto al tratamiento estándar, consiguió una mayor reducción de la actividad del lupus eritematoso sistémico, independientemente de la duración de la enfermedad, del tipo de tratamiento estándar y del tratamiento previo administrado, en comparación con el tratamiento estándar. Los datos se han presentado en el ACR Convergence 2021, la reunión anual del Colegio Americano de Reumatología (ACR), celebrado del 5 al 9 de noviembre de 2021.

Un análisis posterior del programa de ensayos TULIP-1 y -2 en fase III indicó la eficacia del fármaco en pacientes adultos con lupus eritematoso sistémico de moderado a grave, tanto con la enfermedad recién diagnosticada como con la ya establecida1. El tratamiento con este fármaco también favoreció una disminución constante de la actividad de la enfermedad, independientemente del tratamiento estándar de base, incluyendo los corticosteroides orales, los antimaláricos y/o los inmunosupresores2. Asimismo, proporcionó un beneficio constante en los criterios de valoración de la eficacia en comparación con el tratamiento estándar entre los pacientes con o sin exposición previa a fármacos biológicos3.

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad autoinmune compleja que puede afectar a cualquier órgano, y los pacientes que la padecen suelen experimentar síntomas debilitantes, daños en los órganos a largo plazo y un empeoramiento de su calidad de vida. El tratamiento del lupus puede ser difícil, ya que pueden transcurrir meses, o incluso años, hasta encontrar las opciones de tratamiento adecuadas. A pesar de los avances en los tratamientos, el control de la actividad del lupus eritematoso sistémico sigue siendo deficiente. El uso de corticosteroides orales a largo plazo, que a menudo se utilizan como tratamiento estándar para tratar los síntomas del lupus, se asocia con daños en los órganos y comorbilidades significativas.

La evolución del tratamiento del lupus


Susan Manzi, catedrática y miembro del Allegheny Health Network (Pensilvania, EE.UU.), ha señalado que: "tenemos que evolucionar en el tratamiento del lupus, teniendo antes en cuenta los fármacos biológicos, especialmente en los pacientes con la enfermedad no controlada, y en particular aquellos a los que se les están administrando dosis elevadas de corticoides orales ya que pueden ser perjudiciales a largo plazo. Estos nuevos estudios demuestran que anifrolumab puede reducir de forma constante la actividad de la enfermedad en una serie de pacientes con enfermedad de moderada a grave, independientemente de su tratamiento previo o del comienzo de la enfermedad".

Micki Hultquist, director de Global Franchise Head Anifrolumab en Astrazeneca, ha explicado que: "estos datos añaden un mayor conocimiento sobre el perfil clínico de este fármaco en pacientes donde sus necesidades no están cubiertas. Con anifrolumab como primer nuevo tratamiento para el lupus eritematoso sistemico aprobado en más de una década, hemos logrado un gran avance científico y estamos comprometidos en superar las expectativas actuales para el tratamiento de esta enfermedad a menudo debilitante”.

Los efectos adversos que se observaron con mayor frecuencia en los pacientes que recibieron este fármaco en los ensayos clínicos fueron la nasofaringitis, infección de las vías respiratorias superiores, bronquitis, reacciones relacionadas con la administración del medicamento, herpes zóster y tos. Está aprobado en los EE.UU. y Japón y se encuentra en fase de revisión regulatoria en la UE para el tratamiento del lupus eritematoso sistémico. Se ha iniciado un ensayo en fase III para el lupus eritematoso sistémico con administración subcutánea y están previstos otros ensayos en fase III para la nefritis lúpica, el lupus eritematoso cutáneo y la miositis.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.