15 de diciembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 17:40
Especialidades > Hematología y Hemoterapia

Vacunas personalizadas para la leucemia mieloide aguda

La recaída es habitual en los pacientes tratados con quimioterapia

Los pacientes ya habían superado la enfermedad previamente con quimioterapia.
Vacunas personalizadas para la leucemia mieloide aguda
Redacción
Lunes, 02 de enero de 2017, a las 18:20
Investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center de Boston y el Dana-Farber Cancer Institute (Estados Unidos) han desarrollado una vacuna personalizada capaz de ofrecer resultados prometedores en pacientes con leucemia mieloide aguda, un subtipo especialmente agresivo de estos tumores hematológicos.

En concreto, los resultados publicados en la revista Science Translational Medicine muestran como la vacuna terapéutica estimuló potentes respuestas inmunes contra las células tumorales y dio lugar a una protección contra las recaídas en la mayoría de los pacientes.

"Las estrategias de inmunoterapia aprovechan los sistemas defensivos del organismo para combatir las células tumorales", ha celebrado David Avigan, uno de los autores de este hallazgo, que recurre al sistema inmune de cada paciente para atacar directamente al tumor evitando así los efectos secundarios que causa la quimioterapia.

Los afectados por esta leucemia pueden lograr la remisión de la enfermedad tras someterse a un tratamiento con quimioterapia estándar pero, pese a ello, la recaída es habitual y la mayoría de pacientes acaban sucumbiendo a la enfermedad.

Para evitar esta situación, los investigadores desarrollaron vacunas personalizadas para 17 pacientes con leucemia mieloide aguda que habían superado inicialmente la enfermedad tras un primer tratamiento con quimioterapia.

En remisión durante más de cuatro años

A pesar de tener unos 63 años de media, más del 70 por ciento de los participantes en el ensayo clínico permanecieron en remisión durante los más de cuatro años que duró el estudio tras recibir varias dosis del tratamiento inyectado, gracias a que aumentó el número de células T específicas contra la leucemia en la sangre y la médula ósea.

Las células T son células inmunes determinantes en la capacidad del organismo a la hora de reconocer y recordar diferentes patógenos como los virus o, en este caso, las células tumorales. Sus niveles eran bajos antes de usar la inmunoterapia pero, tras administrarla, las células T se expandieron ofreciendo protección a largo plazo contra la leucemia.

"Con la vacuna, utilizamos al sistema inmune para actuar contra el todo el tumor, incluyendo las células que pueden ser más resistentes a la quimioterapia", ha añadido Jacalyn Rosenblatt, que también participó en el estudio. Lo que permitió obtener una respuesta "amplia y duradera, y sin efectos secundarios significativos".

A partir de estos resultados alentadores, los investigadores también están probando este enfoque de la vacuna en otros tipos de tumores, para lo que han puesto en marcha un estudio nacional con pacientes con mieloma múltiple, otro tipo frecuente de tumor hematológico.