Ojo en la San Silvestre: El deporte intenso aumenta el riesgo de trombosis

Después de la carrera se producen cambios en los marcadores de coagulación sanguínea

Imagen de una de las últimas ediciones de la carrera popular. (Fuente: Wikipedia)
Ojo en la San Silvestre: El deporte intenso aumenta el riesgo de trombosis
lun 31 diciembre 2018. 10.25H
Los entrenamientos, competiciones y otros factores relacionados con el deporte intenso –como la deshidratación y los viajes largos– pueden influir en los factores de riesgo trombótico (hipercoagulabilidad, daño endotelial y estasis circulatoria) y aumentar el riesgo de sufrir una trombosis venosa profunda, según ha demostrado un estudio publicado en la revista de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH), Seminarios de Trombosis y Hemostasia.

Esta relación se ha encontrado en una investigación en corredores de media maratón (21,1 kilómetros) en los que se ha comprobado que después de la carrera se producen cambios en los marcadores de coagulación sanguínea (aumento de protrombina, dímero D, antígeno del factor von Willebrand y factor VIII) y una reducción en el tiempo de tromboplastina parcial activada.

Al efecto de la carrera en sí, se suma el que tienen los viajes aéreos de larga duración, que por sí mismos ya implican un mayor riesgo de trombosis venosa profunda. La combinación de ejercicio, viaje y otras variables (como deshidratación, traumas repetitivos y lesiones) favorece el desarrollo de trombosis, y en las mujeres, la toma de anticonceptivos orales contribuye a ese peligro.


Los beneficios superan a los riesgos


Aun así, los médicos subrayan que los beneficios de la actividad física superan a los riesgos, pero “es fundamental tomar ciertas precauciones, como la de mantener una adecuada hidratación en todas las fases del entrenamiento (antes, durante y después) para disminuir la hemoconcentración”, destaca el presidente de la SETH, José Antonio Páramo.


El deporte ofrece beneficios relevantes en personas con hemofilia, en los que mejora la función muscular


Utilizar anticoagulantes (heparina de bajo peso molecular, por ejemplo) de forma preventiva es una estrategia que desaconseja el presidente de la SETH “en atletas sin historia previa de trombosis, aunque su uso puede recomendarse en deportistas que estén inmovilizados  a consecuencia de un traumatismo, una cirugía ortopédica o de un trastorno de la coagulación hereditario”.

El estudio sostiene que el deporte ofrece beneficios relevantes en personas con hemofilia, en los que mejora la función muscular, la resistencia y la calidad de vida. “Se trata de un hallazgo paradójico porque tradicionalmente no aconsejábamos la actividad física intensa a pacientes con trastornos de la coagulación, pero la investigación revela que el ejercicio aumenta los niveles de factor VIII en pacientes con hemofilia leve y moderada”, señala Páramo.


Trastornos hemorrágicos diferentes a hemofilia


Para afectados por otros trastornos hemorrágicos diferentes de la hemofilia, el artículo indica que, posiblemente, el ejercicio físico tenga un efecto beneficioso similar, aunque es una hipótesis que necesita más estudios para confirmarla.

El hematólogo insiste en que los beneficios que ofrece la práctica regular de ejercicio físico superan a los riesgos en la mayoría de las personas (incluso en enfermos), aunque reitera que “el deportista tiene que adoptar algunas medidas para alejar el riesgo trombótico que, aunque es bajo, existe”.

“De todas formas, mantener una buena hidratación (con agua o bebidas isotónicas) es la más importante para evitar la hemoconcentración, pero también es aconsejable no llegar al ejercicio extremo”, concluye.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.