La SEHH, "inquieta" por que prohíban que la industria financie la formación

Los hematólogos consideran que, si se ha hecho formación continuada hasta ahora, ha sido gracias a la industria

Ramón García Sanz, presidente de la SEHH.
La SEHH, "inquieta" por que prohíban que la industria financie la formación
mar 28 julio 2020. 15.05H
La Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), en representación de sus 22 grupos cooperativos nacionales, ha mostrado su "profunda inquietud y preocupación" por el contenido del dictamen de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados respecto a las medidas de financiación de la investigación independiente y de la formación continuada de los profesionales, "aspectos ambos esenciales para toda la Medicina y fundamentales para una especialidad tan dinámica y cambiante" como esta, aseguran.

En concreto, la organización ha aludido al artículo 47.2 que propone expresamente la "prohibición de estas actividades, directa o indirectamente financiadas por la industria". "Esta consideración supone, respecto a la investigación, una contradicción directa con las más de 60 veces en las que la industria es mencionada favorablemente en el propio dictamen, incluyendo posiciones tan claras como la del punto 29: 'Reforzar la colaboración público-privada con la industria farmacéutica biotecnológica y otras que ofrezcan soluciones basadas en evidencias científicas contrastadas'", ha dicho la organización.


"Por la financiacion aportada por la industria se han podido celebrar multitud de cursos, reuniones y congresos"


Respecto a la formación médica continuada, prosigue, supone "alejarse" de la práctica habitual en los países de la Unión Europea y, sobre todo, "alejarse de la realidad" de España. Porque la formación continuada es una obligación del Sistema Nacional de Salud que no ha podido ser cubierta por la Administración pública durante muchos años, básicamente por dificultades de financiación.

"Ello se ha visto compensado, hasta ahora, por un gran esfuerzo de parte de los profesionales y por la financiación aportada por la industria. Gracias a ello se han podido celebrar multitud de cursos, reuniones y congresos en los que el profesorado no percibe ningún salario y los gastos son cubiertos, en gran parte, por los asistentes o por la inversión procedente de fuentes como la industria farmacéutica y biotecnología sanitaria; un sector que, como bien dice el dictamen, aporta un gran valor añadido a la riqueza del país, proporcionando empleo estable y de calidad, y un sector que tiene un Código de Buenas Prácticas en los máximos estándares de calidad", ha señalado la SEHH.

A su juicio, de llevarse a cabo el espíritu del dictamen de la comisión, se producirá un "enorme aumento" de la inversión sanitaria en España", pero creen que, "aparte de otros destinos, la inversión en formación sanitaria debería dirigirse primero a solucionar otros problemas más graves para nuestro sistema sanitario, como mejorar la situación laboral de los médicos internos residentes y solucionar desafíos que aún no han sido abordados, como la creación del quintoaño de formación MIR de varias especialidades, entre ellas la de Hematología y Hemoterapia.


"Sus investigadores no obtienen ningún beneficio económico"


"Creemos que, si el Sistema Nacional de Salud no es capaz de satisfacer las necesidades de formación inicial de las especialidades, difícilmente va a ser capaz de hacerlo con la formación continuada sin la ayuda de la industria biotecnológica. Además, las sociedades científicas también cuentan con estrictos códigos éticos que han llevado a la SEHH a desarrollar protocolos concretos de relación con la industria que son ejemplo de profesionalidad, compromiso, responsabilidad, independencia y transparencia", ha enfatizado la organización.

Dicho esto, ha recordado que los grupos cooperativos son entidades sin ánimo de lucro que mejoran el interés por los pacientes, forman mejores profesionales y, sobre todo, desarrollan una investigación básica, traslacional y clínica que son esenciales para tener a la hematología española en los primeros puestos de la Hematología internacional.

"Sus investigadores no obtienen ningún beneficio económico participando en estos estudios y generan mucha información beneficiosa para los pacientes. Baste señalar que los protocolos españoles en mieloma o leucemia promielocítica son seguidos por multitud de médicos en el mundo, y ello supone que han contribuido de forma directa a mejorar la supervivencia de estos pacientes, incluso a curar a muchos de ellos", ha zanjado.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.