La inmunoterapia, una revolución para tratar los linfomas agresivos

Más allá de las CART, numerosos medicamentos han avanzado para mejorar su pronóstico

Alejandro Martín García-Sancho.
La inmunoterapia, una revolución para tratar los linfomas agresivos
jue 16 mayo 2019. 17.55H
El rápido desarrollo de la inmunoterapia “está suponiendo una verdadera revolución en el tratamiento del linfoma difuso de células B grandes refractario o en recaída”, según Andrés López, hematólogo del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona y coordinador del grupo de linfomas agresivos del Grupo Español de Linfomas y Trasplante Autólogo de Médula Ósea (Geltamo).

Esto se está viendo en los “excelentes resultados que se están obteniendo con las células CART anti-CD19”. Sin embargo, también hay que prestar atención a otros fármacos que están demostrando buenos resultados, “como los anticuerpos monoclonales anti-CD19 o anti-CD47, los anticuerpos biespecíficos anti-CD19 o anti-CD20 y anti-CD23, y los inmunoconjungados, especialmente polatuzumab vedotin”.


Linfoma de células de manto


Geltamo, que pertenece a la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), acaba de celebrar su reunión anual, en la que “se han debatido las nuevas propuestas de ensayos clínicos, estudios observacionales y guías clínicas, y se ha repasado el estado actual de los diferentes estudios puestos en marcha desde este grupo cooperativo”, explica el secretario del comité científico del grupo, Alejandro Martín García-Sancho.

Sobre el linfoma de células del manto, Andrés López destaca “la incorporación de fármacos dirigidos a dianas terapéuticas, concretamente, los inhibidores de tirosina quinasa, encabezados por ibrutinib, que está consiguiendo mejorar el pronóstico de los pacientes refractarios o en recaída y cuyo papel como posible primera línea de tratamiento se está investigando actualmente”.


Red Europea de Linfoma de Manto


Entre los proyectos de Geltamo en linfomas agresivos, destacan los ensayos clínicos en los que se investiga la incorporación de ibrutinib al tratamiento de rescate del linfoma difuso de células B grandes o al tratamiento inicial del linfoma del manto indolente, así como sus colaboraciones en ensayos clínicos internacionales, como los promovidos por la Red Europea de Linfoma de Manto o el ensayo ‘Robust’.


Desde la incorporación de la inmunoterapia, los pacientes con linfomas indolentes "presentan tasas de respuesta muy elevadas", según Juan Manuel Sancho


Durante la reunión también se han revisado diferentes proyectos biológicos en marcha, como la determinación de la célula de origen en el linfoma difuso de células B grandes mediante Nanostring.

Además, se ha presentado el estado actual de las nuevas guías de tratamiento para los hospitales españoles sobre los dos subtipos más frecuentes de linfomas indolentes: el linfoma folicular y el linfoma de la zona marginal, que incorporarán las nuevas recomendaciones de diagnóstico y tratamiento basadas en la evidencia científica más reciente. Asimismo, se han dado a conocer varios proyectos de investigación sobre biología y tratamiento de los linfomas indolentes.


Linfomas no curables


Juan Manuel Sancho, hematólogo del Instituto Catalán de Oncología y del Germans Trias i Pujol de Badalona (y coordinador del Grupo de Linfomas Indolentes de Geltamo), ha señalado que “este tipo de linfomas siempre se han considerado como no curables”.

Sin embargo, “desde la incorporación de la inmunoterapia con los anticuerpos monoclonales, como rituximab, estos pacientes presentan tasas de respuesta muy elevadas y duraderas. Actualmente, la supervivencia en la mayor parte de ellos excede los 20 años y se estima, incluso, que podría ser similar a la de la población general sin linfoma”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.