19 de octubre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 21:20
Especialidades > Hematología y Hemoterapia

La evaluación hematológica del mayor, necesitada de una estandarización

Escalas consensuadas y registro de pacientes, principales proyectos del grupo de Hematogeriatría de la SEHH

Concha Boqué, presidenta del grupo de Hematogeriatría de la SEHH.
La evaluación hematológica del mayor, necesitada de una estandarización
Marcos Domínguez
Jueves, 26 de enero de 2017, a las 09:20
El paciente mayor tiene una necesidad acuciante de especialización por parte del hematólogo. “Muchas veces, eran rechazados en tratamiento por miedo a las toxicidades, estaban infratratados”, explica Concha Boqué, presidenta del grupo de Hematogeriatría de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH).

Otras veces, sin embargo, “se pecaba por exceso de optimismo y los dejaban hechos papilla”. Por esta razón surgió el grupo de Hematogeriatría que, paradójicamente, es uno de los más jóvenes: lleva funcionando tan solo tres años. En este 2017, realizarán su reunión anual en Valencia, este febrero, tras haberse organizado en Madrid y Barcelona.

La fragilidad de los mayores los hace especialmente delicados en tratamientos como la quimioterapia. “Había poca formación para afrontar estos problemas”, reconoce Boqué, que apunta como uno de los grandes proyectos del grupo la elaboración de unas escalas consensuadas de evaluación del estado de fragilidad del paciente. “Necesitábamos evaluar al paciente mayor de igual forma en todos los hospitales”.

Estas escalas ayudarán a la toma de decisiones terapéuticas. “Hay pacientes que están muy bien a pesar de la edad y pueden recibir tratamientos estándar; otros tienen cierto grado de fragilidad y deben ser visitados por un geriatra para adecuar el tratamiento a la dosis que pueda soportar y decidir si hay que priorizar su calidad de vida”.

Registro de pacientes

El otro gran proyecto del grupo de Hematogeriatría de la SEHH es el registro español de pacientes mayores con patologías hematológicas, que se complementa con la escala evaluativa. “Podremos saber si las decisiones que tomamos son adecuadas o no”.

Boqué destaca que este tipo de paciente “obliga a tener conocimientos de Geriatría”, a una coordinación importante entre distintas disciplinas y áreas: “Primaria con especialista, pero también nutrición, fisioterapia, trabajo social o farmacia”. Y resalta el papel de la enfermera clínica para “armonizar qué necesita el paciente en cada momento y dónde va a ser atendido”.

En el taller de febrero en Valencia “haremos un brainstorming para un documento de consenso sobre cómo debe ser el manejo, los cambios estructurales y organizativos, errores en el trabajo, etc.” Un soporte necesario para la toma de decisiones en Hematología que, sin embargo, hasta hace poco no se había tenido en cuenta.