19 de octubre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 19:30
Especialidades > Hematología y Hemoterapia

La curación es el nuevo objetivo en leucemia mieloide crónica

La esperanza de vida en estos pacientes es similar a la de la población sana gracias a los nuevos tratamientos

Juan Luis Steegmann, presidente del Grupo Español de Leucemia Mieloide Crónica.
La curación es el nuevo objetivo en leucemia mieloide crónica
Redacción
Jueves, 21 de septiembre de 2017, a las 12:40
El 95 por ciento de los pacientes con leucemia mieloide crónica (LMC) logra controlar la enfermedad y tener una esperanza de vida similar a la población sana gracias a los nuevos medicamentos, según ha informado el presidente del Grupo Español de LMC (Gelmc) de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), Juan Luis Steegmann Olmedillas, con motivo de la celebración, este viernes, del Día Mundial de la enfermedad.

Se trata de una patología que representa hasta el 20 por ciento de todas las leucemias y supone "un paradigma" en el tratamiento del cáncer. No obstante, y a pesar de los resultados obtenidos con los nuevos fármacos, el experto ha recordado que los tratamientos suelen ser de "por vida", por lo que el objetivo que tiene ahora la comunidad médica es lograr la curación de la enfermedad.

"No cabe duda de que la LMC es el cáncer con el arsenal terapéutico más eficaz y estudiado. Sin embargo, es importante adaptar los tratamientos a objetivos y comorbilidades, e intentar minimizar sus posibles efectos adversos con el ajuste de dosis. Además, los hematólogos debemos esforzarnos por conocer y atender las necesidades de los pacientes", ha detallado.

A su juicio, la leucemia mieloide crónica ha enseñado que la investigación básica es fundamental y que la cooperación nacional, europea y mundial es clave para el avance de la ciencia. En este sentido, ha aludido a los datos del subestudio español del 'EUTOSPopulation' que muestran que este cáncer de la sangre se detecta en España con un perfil pronóstico "más favorable" que en otros países.

Finalmente, ha informado de que el Gelmc está trabajando para incorporar a la rutina nuevas técnicas moleculares, como la ultrasecuenciación, que permite detectar mutaciones que no son detectables por la técnica de Sanger, y además puede hacerlo en otros genes distintos al BCR-ABL.