Tres hospitales presentan su modelo de seguimiento desarrollado por HOPES para implicar al paciente en su enfermedad

Tecnología para detectar "lo que realmente importa" al paciente oncológico
Inés Gallego.


04 jun 2021. 11.15H
SE LEE EN 5 minutos
Cada 18 minutos se diagnostica un caso de cáncer de mama en España, lo que supone un "reto para la salud pública". A pesar de los avances en el abordaje, los profesionales coinciden en que todavía queda mucho por hacer a la hora de saber el impacto real que genera en los pacientes

"Ya no vale solo la valoración técnica de la intervención o el tratamiento, lo importante es saber su efecto y la única manera de saberlo es preguntando a los pacientes", afirmaba Inés Gallego, directora de Innovación del Hospital Universitario de Cruces, destacando el valor de PROM (Patient Reported Outcome Measurement) o experiencia del paciente como "una de las herramientas más potentes para hacerlo". 

De esa premisa parte el modelo de seguimiento implantado en este centro de Vizcaya, cuya demostración y experiencia se daban a conocer a través del Foro de Sedisa sobre Resultados en Salud y Gestión Sanitaria basada en Valor. 

De la mano de HOPES, este sistema trata de obtener y analizar los "resultados que realmente importan a los pacientes", incorporando su participación "activa" en todos los servicios, detalla Inés. Incluida la estrategia. De forma general, los profesionales de este hospital no comienzan "ningún proceso sin analizar primero su visión", asegura. 

Para obtener dicha información, se pidió a un grupo de mujeres que había padecido cáncer de mama que relatara su percepción en cada fase del proceso, desde al diagnóstico hasta el tratamiento. Los datos obtenidos revelaron hasta qué punto el personal que las atendió "no era consciente del recorrido emocional" que sufren estas pacientes. En concreto, el análisis permitió identificar aquellos momentos más críticos del viaje, ampliando así el margen de maniobra y la capacidad de actuación de los profesionales.

Importancia de abordar procesos de forma multidisciplinar  


El segundo paso fue rediseñar la asistencia a través de equipos multidisciplinares agrupando así la experiencia y conocimiento de las distintas áreas del centro. La unidad revisa de forma conjunta "todo el proceso, viendo qué medidas se pueden cambiar en un avance coordinado entre profesional y paciente. "Identificamos cómo y en qué momento vamos a recoger el PROM", añade Gallego. 

Lo que queda finalmente es un informe pormenorizado para poder entregar al paciente con toda la información que ha ido entregando al centro. "Lo mismo que se hace una analítica también tiene que tener acceso a esta información y darle el valor que tiene”.

Como retos, Gallego señala la desconfianza que todavía despierta el sistema y la necesidad de otorgarle aún más peso al área de Enfermería para que puedan intervenir en base a los resultados recopilados. 

A la visión de Gallego se sumaban también la de otros profesionales procedentes del Hospital Clínico San Carlos y el Hospital del Mar. Como oncólogo de este primer centro, José Ángel Sáenz destaca la importancia que tiene la utilización de estas herramientas para "ser eficientes", entre profesionales y con el paciente y "reportar lo que vamos avanzando". "Tenemos mucha investigación y no nos damos cuenta cómo manejamos la calidad de vida. No es lo mismo un ensayo clínico que a nivel asistencial", puntualizaba. 

"Un profesional que se comunica bien genera confianza en el paciente"


Su equipo tiene entre manos la puesta en marcha de un proyecto, bautizado como HOH con el que se propone analizar la percepción de la medicina sistemática entre 1.000 pacientes de 5 centros de España, a los que se realizará un seguimiento durante 3 años.

Sáenz está convencido de que los modelos de gestión sanitaria, a partir de seguimientos del cáncer de mama, deben dirigirse a una Medicina basada en el valor, con una relación entre los resultados comunicados por los pacientes y el coste por cada uno de ellos. "Lo que pretendemos es recoger variables para, a través de herramientas asistenciales, analizar los resultados en salud y dar lugar a la gestión", explica el facultativo. 

Anabel Alguacil, coordinadora de calidad, ve un obstáculo en que sean los pacientes los que viajan en el sistema cuando debería ser al revés, integrando sus valores, por lo que considera fundamental que participen en el rediseño de esos procesos y en la recogida de datos. "Se pueden utilizar muchas formas de medir, pero no se hace nada sino se intengran los procesos", señala. En este sentido, una buena comunicación médica resulta esencial para acabar con esos "entornos de dolor" y generar seguridad en la otra parte. "Un profesional que se comunica bien es un profesional que genera confianza en el paciente". 

Por su parte María Herrera, ginecóloga, señala los beneficios que supone trabajar en un proyecto de forma multidisciplinar a la hora de aumentar el valor de las tareas y "cuantificar" el trabajo realizado. Una coordinación reforzada " a través de plataformas que permiten cambiar nuestra manera de trabajar y nuevas maneras de visualizar ese dato e interpretarlo".


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.