Para ello, se requieren directivos profesionalizados y un marco normativo que lo facilite

Sedisa subraya la necesidad de proyectos colaborativos y trabajo en red
Mª Ángeles García Rescalvo, directora gerente del Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada.


04 jun 2021. 17.30H
SE LEE EN 5 minutos
Entre las novedades que propone el Decreto 132/2021 de 6 de abril que regula el sistema de provisión de puestos directivos y cargos intermedios de los centros sanitarios del Sistema Andaluz de Salud (SAS), destacan la realización de una convocatoria específica de cada puesto, la elaboración mediante reglamento de un sistema de acreditación de competencias profesionales para valorar los principios de méritos y capacidad, la obligatoriedad de aportar un Proyecto Técnico de Gestión del puesto solicitado y la evaluación por parte del Directivo nombrado de sus competencias de forma anual con arreglo a criterios de eficacia, responsabilidad por su gestión u control de resultados en relación a las metas y objetivos fijados.

Así lo ha puesto de manifiesto Mª José Cano Hoyos, subdirectora de Formación, Selección y Desarrollo Profesional de SSCC del Servicio Andaluz de Salud, durante la Reunión de la Agrupación Territorial de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) en Andalucía, celebrada en el Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada con la colaboración de Astrazeneca y que ha sido coordinada por Mª Ángeles García Rescalvo, directora gerente del Hospital.

Durante el encuentro, en el que han participado una decena de Gerentes de hospitales de Andalucía, se han presentado y analizado proyectos impulsados desde el Hospital Universitario Virgen de las Nieves, “con una visión colaborativa, multidisciplinar y de trabajo en red, que compaginan la gran calidad de los profesionales que las lideran con el marco fundamental de la colaboración público-privada e intercentros, facilitando el trabajo en equipo con otros centros de la comunidad autónoma”, explica Mª Ángeles García Rescalvo. Muestra de ello son las líneas de investigación en Oncología, tanto básica y traslacional, en colaboración con la Universidad de Granada y con el Centro de Genómica e Investigación Oncológica (Genyo) y las líneas de investigación activas en biopsia líquida, cáncer de páncreas, con biomarcadores genéticos predictivos, cáncer de colon en la modulación de angiogénesis y niveles de expresión génica y la metabolómica en cáncer de mama. Así como la creación de la Unidad Domiciliaria de Atención Hematológica, que ha conseguido mejorar la calidad de vida del paciente hematológico, disminuir la tasa y gravedad de infecciones nosocomiales, reducir los costes de hospitalización y sala de tratamiento y disminuir las esperas para ingresos programados.

Así pues, es fundamental el impulso de la investigación y la formación por parte de profesionales sanitarios, Directivos de la Salud y Administración, así como establecer un marco de colaboración público-privada eficiente y de calidad. En este sentido, Justo Moreno, Market Access Head de Astrazeneca España, ha incidido en que “desde AstraZeneca, queremos hacer de dicho marco un espacio de aportación de valor a través de apoyo a la investigación y a la formación, asociando los proyectos a resultados en salud y la gestión del dato”.


Análisis DAFO de la profesionalización del Directivo de la Salud


Mª José Cano Hoyos ha destacado la necesidad de contar con Directivos de la Salud con competencias directivas desarrolladas, haciendo hincapié en las ‘Metacompetencias’, “como la comprensión sistemática, la actitud, el liderazgo, la comunicación, la innovación y la creatividad, el fomento del cambio y el trabajo en equipo. En definitiva, las competencias directivas van mucho más allá del liderazgo, de forma que el líder, directivo o cargo intermedio tiene elementos de personalidad, valores y competencias que influyen en su rendimiento y en el desempeño de la organización, sus profesionales y las relaciones. “Debemos centrarnos en aquellas competencias que pueden ser aprendidas y los métodos más efectivos para aprenderlos”, destaca la subdirectora de Formación, Selección y Desarrollo Profesional de SSCC del Servicio Andaluz de Salud.

Si bien la profesionalización de los Directivos de la Salud es fundamental para la calidad y la eficiencia del Sistema Sanitario y las Organizaciones Sanitarias, cuenta con debilidades, como la ausencia de normativa marco, la no existencia de un modelo de carrera profesional ni de la acreditación de competencias, retribuciones económicas no acordes con la responsabilidad y la arbitrariedad en la designación de puestos, así como con amenazas, como los cambios políticos frecuentes, la ausencia de estructuras evaluación o el marco de incertidumbre que dificulta el desarrollo de planes estratégicos y objetivos. Pero la profesionalización de los Directivos de la Salud también cuenta con fortalezas y oportunidades.

Entre las fortalezas, Mª José Cano Hoyos destaca “la imagen consolidada del Directivo, su alta motivación para formarse y para asumir la responsabilidad del puesto, así como su alto compromiso con los profesionales y la sanidad”. Y entre las oportunidades, “el interés en asumir el reto de marcar líneas de profesionalización por parte de los Directivos, crear los mapas competenciales, contar con un registro que ordene y mejore y los rápidos cambios sociales y tecnológicos que crean nuevas áreas de desarrollo profesional y perfiles en dirección que enriquecen el Sistema”, apunta.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.