22 de noviembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 21:35
Conocimiento > Gestión

Los evaluadores, germen de los grandes directivos sanitarios del futuro

Profesionalizar el nombramiento de los directivos de la salud, objetivo primordial para garantizar la gestión sanitaria

Dolz, Visedo, Garrido, Gómez y Calvo.
Los evaluadores, germen de los grandes directivos sanitarios del futuro
Jesús Arroyo
Miguel Fernández de Vega
Sábado, 11 de noviembre de 2017, a las 19:00
El reto para la administración pública es conseguir los mejores profesionales directivos para sus áreas de gestión. Por ello, se están aplicando diferentes medidas destinadas a perfeccionar el proceso de selección para conseguir el candidato “ideal”. Varios han sido los ejemplos escuchados en el panel de experiencias del IX Encuentro Global de Directivos de la Salud organizado por Sanitaria 2000, donde además de las fórmulas de selección que se extienden por sistema de salud autonómico se ha incidido en la idea de poner de relevancia el papel de los evaluadores, “la mejor herramienta para definir el papel del candidato”.


Ahora realizamos talleres para encontrar con los evaluadores a personas candidatas. Estamos trabajando directamente con profesionales con una amplia experiencia demostrada que nos pueden ayudar a definir las herramientas con las que podamos estructurar el perfil directivo de los candidatos que se han presentado al puesto”, explica Celia Gómez, directora general de Profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Gómez ha explicado que este modelo de selección busca “profesionalizar” el proceso. Al igual que Madrid, la primera comunidad autónoma que ha establecido un proceso de selección de gerentes por concurso público, Andalucía ya trabaja en un método basado en los méritos de cada profesional para adjudicar gerencias de dirección.

¿Cómo reclutar los mejores profesionales directivos para sus áreas de gestión?

“En estos momentos la ley está en pleno debate en el Parlamento Andaluz. Hemos empezado a caminar para mejorar la función de los directivos. Por ello, incorporaremos al proceso de selección la rendición de cuentas y la evaluación que se pueda hacer por parte de profesionales y ciudadanos”, destaca Gómez, que asegura que "seleccionar buenos candidatos para el futuro solo es posible mediante los evaluadores del presente" 

Precisamente, la mesa ha contado con la experiencia de Pablo Calvo, director general de Recursos Humanos y Relaciones Laborales del Sermas, que contado en primera persona el éxito que ha tenido la Comunidad de Madrid la implantación de un proceso de selección de gerentes por méritos. Calvo ha explicado que Hospital Gregorio Marañón y el Hospital La Princesa ya tienen gerente elegido por concurso público.

“Elegir el mejor candidato es solo posible a través de un proceso trasparente, al que se le de publicidad, y donde se explique que se les va a exigir a los candidatos, requisitos, características, etc. El procedimiento de selección es la esencia y la clave para lograr al mejor candidato”, explica Pablo Calvo.

Para el director de Recursos Humanos del Sermas, “la diferencia cualitativa real en el proceso de selección se marca en la entrevista. Se trata de determinar si los candidatos pueden acreditar una serie de competencias que se han definido en las competencias directivas y que tienen que ver con una serie de factores que consideramos importantes”. Pero para que la entrevista sea validad, reconoce Calvo, se deben de definir una serie de parámetros comunes para generar “un resultado homogéneo y equitativo en la selección”.

“Es cierto que del CV se pueden extraer preguntas, pero creo que a partir de ahora los proyectos técnicos deben de estar dirigidos e incluir preguntas concretas en relación a los Recursos Humanos”, subraya Calvo. 

¿Pero qué requisitos básicos debe cumplir un buen directivo? Pablo Calvo lo tiene claro: “Trabajar en equipo, el liderazgo, la integridad y respeto, comunicarse con eficiencia, mejorar el beneficio de la sociedad, escuchar y conocer al paciente y su entorno, humanizar”.

Competentes

“Los gestores sanitarios deben ser nombrados por el político de turno para poder garantizar la aplicación del programa del partido político que ha alcanzado el poder”. Esta es la sentencia que ha puesto sobre la mesa Francisco Dolz, gerente del Hospital Doctor Peset, con la que ha intentado evidenciar la realidad del proceso de adjudicación de direcciones en el Sistema Nacional de Salud.

“Eso es lo que está pasando. Precisamente, Sedisa hizo un estudio donde se preguntaban si los directivos eran considerados designados por su posición política. Hasta un 83 por ciento consideraba que sí, y muchos de ellos los veía un proceso normalizado”, denuncia Dolz. 

Por ello propone “gestionar desde el compromiso con los profesionales y los pacientes” y apostar por “una gestión a largo plazo” porque, según Dolz, “esta es la mejor manera para mejorar el sistema. Siempre y cuando se consiga gestionar la sanidad pública con independencia de quien gobierne”.

Pablo Calvo, Celia Gómez, Nicolás Guerra,José Antonio Visedo y Francisco Dolz.

Pablo Calvo, Celia Gómez, Nicolás Guerra,José Antonio Visedo y Francisco Dolz.


En esta línea, José Antonio Visedo, gerente del Hospital General del Bierzo, cree que “el profesional directivo del sector público debe ser nombrado por el político de turno, pero con unas competencias determinadas: Liderazgo compromiso y honestidad”.

Visedo denuncia que existan casos de directivos colocados a dedo que “sin idea de gestionar” se encargen de la dirección de, por ejemplo, un hospital de 100 camas y con un presupuesto de más de 500 millones de euros. “Esto está sucediendo”, recalca.

Su mejor ejemplo a seguir es el que utilizo el Servicio de Salud de Castilla y León (Sacyl) por el cual él fue seleccionado a través de un proceso basado en unos méritos, y con el aval de un tribunal profesional encarado de realizar la entrevista técnica. “Una de las líneas estratégicas del Sacyl es la profesionalización de directivos, pero antes hay que dignificar a esos profesionales”, señala Visedo, que recuerda que antes de nada “hay que despolitizar estos cargos”.

Por su parte, Nicolás Guerra, gerente de la Clínica de IMQ Zorrotzaurre, ha puesto su experiencia desde el sector privado. En este sentido, Guerra ha reconocido que la tendencia está dirigida a reconocer los méritos de los directivos en el proceso de selección.

“Lo que más cuenta son las habilidades competenciales y el conocimiento personal que pueda aportar cada uno en el momento de la selección y en el transcurso de su dirección”, explica Guerra, que recuerda que “el 90 por ciento de los profesionales que contratamos provienen de la sanidad pública”.