Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Conocimiento > Gestión

Consejerías y servicios de salud: separados solo en tiempo de bonanza

Los responsables, sin defender su independencia total, sí defienden la autonomía de gestión

En la fila superior, Francisco Agulló y Ricardo Campos. Abajo, Albert Serra, José Ignacio Echániz y Jon Etxeberria.
Consejerías y servicios de salud: separados solo en tiempo de bonanza
C. Corominas / C. Cristóbal
Joana Huertas
Domingo, 15 de mayo de 2016, a las 19:50
La integración o no de los servicios autonómicos de salud se presenta como un arma de doble filo para los altos cargos de la administración sanitaria. Esa es la principal conclusión extraída de la tertulia sobre este tema celebrada en el marco del V Encuentro Global de Altos Cargos de la Administración Sanitaria. En ella, cuatro responsables autonómicos han llegado, través de sus experiencias, a una misma conclusión: el modelo ideal no conlleva su independencia, pero sí la máxima autonomía de su gestión.

Francisco Agulló, gerente del Servicio Murciano de Salud.

“La disyuntiva está centrada en si es conveniente que seamos organismos autónomos o entidades públicas empresariales”, ha analizado el gerente del Servicio Murciano de Salud, Francisco Agulló. En este sentido, se ha mostrado claro a la hora de señalar sus preferencias, pero también consciente de las limitaciones existentes. “Me gustaría ser entidad pública empresarial, pero es muy difícil porque su legislación no se adapta a los servicios de salud”, ha detallado antes de asegurar que “somos un ente público singular”, algo que resulta beneficioso en términos de gestión presupuestaria, contabilidad o contratación aunque “eso no quiere decir que no haya control, que lo tenemos”.

El secretario general de Salud de la Generalitat de Cataluña, Albert Serra, ha coincidido con Agulló en su apuesta por un modelo mixto y flexible en función de las circunstancias, especialmente las económicas. “Hay que mezclar técnicas organizativas”, ha indicado  a la vez que ha advertido de los pros, pero también contras, de la descentralización: “Es perfecta en un momento de crecimiento, pero cuando la economía se empieza a contraer se convierte en el peor enemigo”. Asimismo, se ha referido al problema de financiación señalando el modelo de pensiones como ejemplo a seguir: “O sacamos 10 puntos del PIB al estado o nos veremos obligados a bajar el nivel de actividad”.

Uno de los servicios regionales de salud que más ha evolucionado en los últimos años es Osakidetza. Su director general, Jon Etxeberria, se ha mostrado partidario del modelo de autonomía que actualmente se utiliza en el País Vasco. “Vamos dando saltos hacia la separación de la consejería y las competencias del servicio”, ha afirmado sobre un modelo del que ha reconocido “debilidades” pero que en términos generales califica de “satisfactorio”.

El subsecretario de Sanidad en la Consejería de Salud de la Comunidad Valenciana, Ricardo Campos, ha incidido en la necesidad de contar con financiación suficiente para que la descentralización de los servicios de salud sea real y efectiva. “El problema es que no tenemos autonomía financiera; tener un organismo autónomo sin capacidad financiera es inútil”, ha declarado para concluir con un rotundo “prefiero que la consejería se quede como está”.

Esta tertulia está encuadrada dentro del programa del V Encuentro Global de Altos Cargos de la Administración Sanitaria. Esta cita, que se celebra en el Parador de Segovia, está organizada por Sanitaria 2000 con la colaboración de Air Liquide Healthcare, Cardiva, Fresenius Medical Care, General Electric Healthcare, Ipsen, Roche y Sanofi Pasteur MSD.



Ricardo Campos, durante su intervención, junto a Albert Serra (de espaldas), José Ignacio Echániz y Jon Etxeberria.

Momento de la tertulia.