Es una de las principales conclusiones del Foro organizado por Sedisa sobre gestión sanitaria en colaboración con Hopes

"Los resultados en salud exigen la creación de un ecosistema colaborativo"
Carlos Mur (Observatorio Sedisa) y Federico Plaza, vicepresidente de Farmaindustria


02 jun 2021. 16.20H
SE LEE EN 5 minutos
La medición y el uso de resultados en salud, a partir de datos de "calidad" es fundamental en la gestión y planificación sanitaria para dar lugar a una asistencia "basada en el valor". Cuanto mayor sea la calidad de esta información, mejores y más eficaces serán las decisiones, tal y como se desprende de la primera reunión del Área de Resultados en Salud del Observatorio Sedisa de la Gestión Sanitaria. 

Datos "estandarizados", que deben ser obtenidos con una metodología medible en opinión de Federico Plaza, vicepresidente de Farmaindustria, y que permitirán ubicar adecuadamente tanto los recursos como la financiación en aquellas áreas que mayor valor aporten a los pacientes, según defendía en esta misma línea Carlos Mur como responsable de este área del Observatorio. 

Esta información deberá estar además respaldada, por las herramientas adecuadas que permitan verificar su calidad, ordenarlos, gestionarlos y compartirlos, de cara a obtener un balance de resultados óptimo, destacaba Plaza durante su ponencia en este foro organizado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), con la colaboración de Hopes

"Si los resultados no son adecuadamente medidos, difícilmente vamos a poder organizar recursos de forma dinámica como la sociedad nos exige", apuntaba Mur, partidario de focalizarse en el "cómo". Para ello, asegura, es necesaria la implicación de todos los agentes del sistema, haciendo necesaria la creación de un "ecosistema colaborativo que focalice las iniciativas mediante una coordinación multidisciplinar enfocada a mejorar la calidad asistencial", con la atención al paciente como punta de lanza y que incorpore "la colaboración público-privada".

Importancia del paciente en la toma de decisiones


Su perspectiva, debe "tenerse en cuenta en toda la línea del proceso" para tomar "decisiones informadas y mejorar los resultados en salud y establecer objetivos de tratamiento", corroboraba también en este sentido Elisenda de la Torre, desde la Lliga Reumatológica Catalana. "El paciente es una fuente de datos fundamental", señalaba Plaza, a favor de implementar un piloto de este modelo orientado en resultados. 

Este es precisamente uno de los puntos claves a la que deberá ir dirigida la estrategia de valor, "uniendo la perspectiva del paciente con las respuestas clínicas e incorporando el uso de las tecnologías y datos datos de calidad que permitan ser "más predictivos y menos reactivos", ha señalado José Manuel Sesmero, jefe del servicio de Farmacia del Hospital San Carlos y que, como Mur, hacía hincapié en la importancia de instaurar un sistema de medicina basado en las 5P's (Prevención, predicción, población, participación y personalización). "Necesitamos saber qué son para ellos los resultados de salud", planteaba Mur.

Desde el punto de vista del tratamiento, Plaza considera "obligatorio" medir los resultados de "todas las opciones terapéuticas durante todo el tiempo que se "vayan a administrar", no solo de forma previa sino "en la vida real" de cara a ser "más efectivos y para aumentar la investigación". "Si investigamos mejor, somos más eficientes".

El vicepresidente de Farmaindustriaa defiende una metodología adaptada a los nuevos horizontes como son el envejecimiento de la población, puesto que en 2030 la tercera parte de la población tendrá más de 80 años, el aumento de las enfermedades crónicas o la innovación marcada por los nuevos hitos de esta década como la secuenciación del genoma humano, que ha permitido investigar "de otra forma" enfermedades raras o cáncer. 

Transformación digital a causa del Covid


Los ponentes del foro también han puesto el foco en las "oportunidades" generadas por la crisis en cuanto a la transformación digital, que ha dado lugar incluso a un ministerio propio y distintas iniciativas parlamentarias centradas en la creación de una estrategia específica y un plan de resiliencia con gran peso de la digitalización. "El Covid nos ha hecho adaptarnos a una sanidad digitalizada", subrayaba Federico Lombardía como director General de Sistemas del Sermas, para el que, la tarjeta sanitaria de la Comunidad de Madrid supone "el mejor ejemplo de acercamiento de tecnología a los pacientes". 

Una transformación que también atañe a los propios directivos de la salud, cada vez más concienciados con la preparación y la formación en las distintas herramientas de medición de resultados, basando la gestión y la planificación sanitaria en indicadores y datos. El objetivo de Sedisa, es por tanto, posicionar la gestión sanitaria basada en valor como punto clave en el Sistema Sanitario Nacional. Su presidente, José Soto destacaba así la importancia de apoyar estrategias que permitan medir los resultados de salud y siempre con la mejora de la asistencia de los ciudadanos como "reto prioritario".

José Soto, presidente de Sedisa


En su discurso de apertura, Soto también ha anunciado la certificación de las competencias directivas en la que trabaja el Ministerio de Sanidad a través de la Dirección de Ordenación Territorial, dando respuesta así a una de las mayores demandas de Sedisa. "Tenemos que saber qué tenemos que ofrecer al sector sanitario y garantizar así la correcta realización de los planes de salud. Una buena gestión salva vidas". Desde Sanidad, también han planteado al organismo la creación de un registro voluntario de directivos en el que puedan señalar qué nivel de competencias se certifica.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.