Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Conocimiento > Gestión

"Los profesionales más comprometidos demandan más la gestión clínica"

Los gerentes del SAS, el SES y el Sacyl intercambian ideas en torno a un modelo por el que las tres regiones apuestan

Antonio Torres, Ceciliano Franco, Rafael López Iglesias y José Manuel Aranda.
"Los profesionales más comprometidos demandan más la gestión clínica"
Leire Sopuerta y Sergio López
Joana Huertas
Viernes, 23 de septiembre de 2016, a las 17:20

Los beneficios y desafíos que implica implantar unidades de gestión clínica en el seno de un servicio de salud regional han estado en el centro del debate durante el Encuentro Autonómico de Directivos de la Salud de Andalucía y Extremadura, que ha organizado Sanitaria 2000 con el auspicio de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa). Los límites de la autonomía de la gestión clínica y las resistencias a su implantación han sido algunos de los temas sobre los que los gerentes de los servicios de salud de Andalucía, Castilla y León y Extremadura han intercambiado ideas.

 

Antonio Torres, director de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía; Ceciliano Franco, gerente del SES; Rafael López Iglesias, gerente del Sacyl, y José Manuel Aranda, gerente del SAS.

 


José Manuel Aranda, gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha recordado que Andalucía fue pionera en la implantación de este modelo. “Andalucía comenzó en 1999 con la implantación del Plan Estratégico del SAS y para 2010 todos los servicios de los hospitales y todos los centros de salud de Atención Primaria ya estaban constituidas como unidades clínicas”.

El modelo andaluz de gestión autónoma fue en un principio de adhesión voluntaria pero a lo largo de una década se extendió a toda la comunidad autónoma. Este modelo entre otras cosas ha potenciado la continuidad asistencial entre distintas especialidades y también entre la Atención Primaria y la hospitalaria, gracias a las unidades intercentros que se introdujeron desde 2009.

“Entendemos que las unidades de gestión clínica son fundamentales para la sostenibilidad porque las decisiones de conusmo y de gasto tienen que ver con las decisiones clínicas”, ha explicado Aranda, quien ha detallado que su creación en Andalucía ha venido acompañada de sendos dectretos para la Atención Hospitalaria y la Salud Mental.

Gran interés por parte de los gerentes

Aranda: "Las unidades de gestión clínica son un elemento de sostenibilidad"

En Castilla y León se está comenzado ahora con un proceso similar al andaluz, aunque con sus particularidades. Rafael López Iglesias, gerente del Servicio de Salud de Castilla y León (Sacyl) ha detallado los avatares de las 15 unidades de gestión que la región pondrá en marcha el 1 de enero de 2017 y ha destacado que desde el primer momento los distintos gerentes y áreas de salud de la comunidad autónoma han mostrado un enorme interés en su desarrollo.

“Después de que lo anunciáramos hubo 120 proyectos e ideas desde distintos ámbitos sanitarios. Tras un proceso de selección y una serie de filtros, nos hemos quedado con una quincena”, ha detallado. “Algo pasa con la gestión clínica, porque hemos detectado que son los profesionales más comprometidos y con más potencial los que más nos la demandan”, ha explicado, deslizando además que las críticas que se hacen a su puesta en marcha están motivadas políticamente. “En Castilla y León es el PSOE el que las critica y aquí es el PP”, ha rematado.

Resistencia sindical

El gerente del Servicio Extremeño de Salud (SES), Ceciliano Franco, ha detallado que Extremadura aún no tiene desarrollado un modelo de unidades de gestión clínica. A las dificultades legales o demográficas, se ha unido una gran resistencia por parte de los agentes sociales y -según ha opinado el gerente- una falta de apuesta del anterior gobierno regional por este tipo de gestión. No obstante, Franco sí cree que Extremadura tiene abundancia de otro de los elementos necesarios para poner en marcha unidades de gestión clínica: “un personal muy comprometido”.

“Pese a que hay un consenso social para los cambios que se quieren aplicar, como, por ejemplo, una mayor transversalidad, los sindicatos se oponen a la gestión clínica”, ha detallado, apuntando que en su opinión es por una serie de prejucios asociados al nombre. “Hemos hecho dos intentos de implantar la gestión clínica y han tenido que ser retirados”, ha recordado, aunque ha añadido que un proyecto análogo, bajo el título de 'modelo de acuerdo profesional' ha generado mucho menos rechazo.

El gerente del Sacyl ha abundado en este aspecto y ha enumerado las razones que aducen los sindicatos para oponerse a la gestión clínica para intentar refutarlas una a una. “No sé donde hablamos de la privatización de la sanidad. Además es voluntario, se señala de manera clara que la adhesión a la misma no modifica las condiciones laborales y se va a favorecer el desarrollo de las especialidades de enfermería”, ha desgranado.

En ese sentido, López Iglesias ha recordado que Castilla y León asumió la decisión “política” de implantar las unidades de gestión pese a la falta de consenso con los agentes sociales y considera que la apuesta va a salir bien. “Las 15 unidades de gestión que vamos a lanzar son un éxito garantizado, lo cual va a tener un efecto imán sobre el resto de profesionales”, ha mantenido.


José María Pino, presidente de Sanitaria 2000, con José Manuel Aranda y Ceciliano Franco, los gerentes de los servicios de salud de Andalucía y Extremadura, respectivamente.


Manuel Huerta, director de la Agencia Pública Empresarial del Bajo Guadalquivir, junto con Rafael López Iglesias, gerente del Sacyl. A la derecha, Joaquín Estévez, presidente de Sedisa y secretario general de la Fundación Ad Qualitatem, junto con Joseba Barroeta, gerente del Consorcio Hospitalario Aljarafe.


María José Cuevas, Antonia García Álvarez, Ana Gómez, Manuela Banda y Carmen Gómez, del Área de Salud Don Benito-Villanueva.


María Dolores Jodar, directora de Morón-Lebrija de la Agencia Sanitaria Bajo Guadalquivir; Manuel Aumesquet, director asistencial del Hospital de Alta Resolución de la Sierra Norte e Isabel Méndez, de la Agencia Sanitaria del Bajo Guadalquivir.


Carlos Ibares y Félix Navarro, de Cardiva. En la segunda imagen, Marina Álvarez, directora gerente del Hospital Reina Sofía de Córdoba, y José Luis Salcedo, director gerente del Complejo Hospitalario de Jaén.


Antonio Torres Olivera, director de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, junto a José María Vergeles, consejero de Sanidad y Políticas Sociales de Extremadura. En la segunda imagen, Eloísa Ruíz y Francisca Antón Molina, del Hospital de Torrecárdenas.


Miguel Ángel Calleja, jefe de Servicio de Farmacia Hospitalaria del Complejo Hospitalario de Granda, con Federico Titos, de Kern Pharma. En la segunda imagen, Ricardo López, director general de Sanitaria 2000, con Julio de la Rosa, director de Relaciones Institucionales de Air Liquide Healthcare.


Beatriz Rapollo y Jesús Herrera, del departamento de Relaciones Institucionales de Roche, con Manuel Romero, director gerente de los hospitales Virgen de la Macarena y Virgen del Rocío de Sevilla.


Félix Navarro, de Cardiva, y Estévez. A la derecha, José Manuel Aranda conversa con Torcuato Romero López, gerente de la Agencia Sanitaria Costa del Sol-Alto Guadalquivir.


El consejero Vergeles con Teresa Molina, jefa del Servicio de Evaluación de Tecnologías de la Agencia Andaluza de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, y Pilar Espejo, gerente de la Agencia Pública Sanitaria Hospital de Poniente.


Javier Martínez y Patricia Usón, de Fresenius, junto con Arancha Ruiz, de Air Liquid, y López Iglesias.


Antonio Torre; Julio Cruz, del SAS, y Joseba Barroeta, gerente del Consorcio Hospitalario Aljarafe.



Julio de la Rosa, director de Relaciones Institucionales de Air Liquide Healthcare; Rafael López Iglesias, gerente del Sacyl; Joaquín Estévez, presidente de Sedisa y secretario general de la Fundación Ad Qualitatem; y Juan Carlos Alcolea, de Fresenius Healthcare.


Abraham Ledesma y Ricardo Mendoza, del Área de Salud de Don Benito, junto con Piedad Navarro, de Air Liquid.


Ceciliano Franco y Rafael López Iglesias, gerentes de los servicios de salud de Extremadura y Castilla y León, con Manuel Huerta, director de la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Bajo Guadalquivir y vocal de Sedisa.



David Fuentes y Celia Rivera, de la Agencia Sanitaria de Poniente. A la derecha, Mónica Palomanes, directora regional de Roche, y Beatriz Rapallo, responsable de relaciones institucionales de la misma empresa para Madrid, Castilla-La Mancha y Extremadura.


Miguel Ballesta, Antonio Velázquez, Mª Ángeles Tarilonte y Salud Rivero, de los distritos sanitarios de Bahía de Cádiz y Sevilla.

 

José Antonio Marcos, director de RRHH de la Agencia Sanitaria de Poniente; Jorge Núñez, director asistencial de la Agencia de Guadix, y José Antonio Hernández, director asistencial de la Agencia de Poniente.


Joaquín Carrasco, director de gestión económica del SES, conversa con Ricardo López, director de publicaciones de Sanitaria 2000. A la derecha Piedad Navarro conversa con Antonio Torres.


María Jesús Hernández, directora de Salud del Área de Cáceres; Francisco José Calvo, gerente del mismo área, y María Cristina Martín, directora médica de Atención Especializada.


Luis Marcos y Rafael Iglesias, del Área de Navalmoral de la Mata. A la derecha, Juan Bautista López y Concha Carmona, del Área de Badajoz.


Asistentes al Encuentro Autonómico de Directivos de la Salud de Andalucía y Extremadura durante una de las conferencias.