18 dic 2018 | Actualizado: 13:50

"El concepto de hospital como edificio grande-castillo va a desaparecer"

Luis Rosado, director de Azierta Health International, afirma que la innovación obligará a los centros a ser dinámicos

Luis Rosado, director de Azierta Health Internacional.
"El concepto de hospital como edificio grande-castillo va a desaparecer"
jue 29 noviembre 2018. 16.30H
Desde que en 1980 Luis Rosado se licenciase en Medicina por la Universidad Complutense, este médico intensivista ha pasado por toda clase de funciones relacionadas con la asistencia y la gestión sanitaria. En su currículo puede hacer gala de haber ejercido como director médico, gerente, jefe de Servicio y hasta de consejero de Sanidad en la Comunidad Valenciana. En 2016 aterriza en Azierta, una consultora especializada en ciencia y salud que ha establecido una alianza con el gabinete de arquitectos TSYA para desarrollar hospitales dinámicos que se adapten a las necesidades presentes y futuras de los pacientes. Redacción Médica entrevista al director de Azierta Health Internacional, que expone los retos que deberán afrontar las infraestructuras sanitarias del futuro. 

Luis Rosado explica qué es Azierta y su relación con la sanidad.

¿Qué es Azierta y su alianza con TSYA?

Azierta es una consultora experta en salud con siete años de existencia y casi 90 trabajadores. Su actividad se centra en los productos farmacéuticos y médicos, asesorando en todas sus facetas, desde la investigación hasta la puesta en el mercado. Esto lo ha venido haciendo desde el inicio, pero hace dos años se ha incluido un Área de Salud, que dirijo yo, y trata de afrontar los problemas del sector con una visión holística, que integra tanto al profesional como al gestor sanitario o la administración pública.

Por otro lado, TSYA es un gabinete de arquitectura que tiene su sede en Latinoamérica y que está especializado en diseño de infraestructuras sanitarias. Nuestra alianza se basa en juntar el conocimiento de la consultoría experta en salud y diseño con el de la construcción de infraestructuras.

¿Cómo surge el Proyecto Soluciones Dinámicas en Salud? ¿A qué necesidad responde?

El proceso de construcción de las infraestructuras sanitarias comienza, en la actualidad, con el encargo a un gabinete de arquitectura de la realización de un anteproyecto. Lo que ocurre es que hasta que no se entrega, y muchas veces hasta que no finalizan las obras, no toma el mando de las operaciones el sector técnico y funcional que va a operar dentro de estas infraestructuras.

Lo que planteamos es que los planes sobre la infraestructura sanitaria se basen en la interacción entre el punto de vista de los diseñadores y el de los sanitarios desde el minuto cero. Las nuevas edificaciones sanitarias van a tener que adaptarse a los cambios en el sector que vayan surgiendo con en el tiempo. Por ello, estructuras dinámicas como las que proponemos tratan de aunar el doble punto de vista del diseño y de los profesionales sanitarios junto a la capacidad de adaptarse a las necesidades de futuro de un sector tan cambiante y tan innovador como lo es el sector salud.   

Luis Rosado, director de Azierta Health Internacional.

En este contexto, ¿qué puede aportar su propuesta? ¿Cuáles son los activos que pueden proporcionar a la sanidad española?

El fruto de esta unión es que las infraestructuras se acerquen a las necesidades reales de los pacientes, aunando todos los desarrollos que está teniendo el sector salud fruto de la innovación. Todo ello conjugado con los intereses de las administraciones públicas o de los que prestan los servicios de salud.

Si somos capaces de aunar los intereses de médicos, gestores, arquitectos e ingenieros, teniendo en cuenta aspectos relacionados con la distribución de la población, podremos afrontar mejor las necesidades que se van a demandar de las construcciones sanitarias.    

¿Cuáles son los aspectos clave de la metodología empleada para el diseño de estos proyectos?

La base de esta actividad está en actuar de forma conjunta desde el principio, en ser capaces de unir a quien va a diseñar la infraestructura sanitaria con quien va a hacer uso de ella. También es importante conocer aspectos demográficos y socioeconómicos, para saber a qué población está dirigida esa construcción sanitaria. Además, se debe saber cuáles son las necesidades desde el punto de vista clínico, los circuitos y los procedimientos que van a seguirse dentro del hospital y hay que incorporar la capacidad de adaptarse en el tiempo a los cambios que puedan sobrevenir en el entorno sanitario. Por lo tanto, me refiero a hospitales dinámicos, centros que no son estáticos en el tiempo.

"Hay que aunar la visión de los que van a diseñar el hospital con la de los que van a trabajar en él"




Muchos de los hospitales que en este momento se están construyendo son definidos inicialmente solo desde el punto de vista arquitectónico. Por ello, en el momento en que finaliza la obra y entran a trabajar profesionales sanitarios empiezan a aparecer defectos que conducen a nuevas reformas que permitan adaptar el hospital a las necesidades reales. Lo que pretendemos es evitar esto, juntando las propuestas de quienes van a construir el hospital con las de quienes trabajan en él. 

En su experiencia, ¿qué valoración hace de la integración de equipos tan diversos, por un lado, técnicos, arquitectos, ingenieros, con expertos en gestión y salud?

Cuando yo mismo he tenido que diseñar infraestructuras sanitarias desde el punto de vista funcional me he dado cuenta de la desunión que existe durante la fase de construcción. Hacen falta elementos coordinadores entre los que están diseñando y construyendo, arquitectos, ingenieros, constructoras... y aquellos que van a hacer uso del resultado final, profesionales sanitarios, gestores y pacientes.

Este modelo, además de a nuevas infraestructuras, también puede aplicarse a las que ya están formadas para ser modificadas. ¿Es así?

Un momento de la entrevista con Luis Rosado.

Correcto. El objetivo es que los hospitales sean capaces desde el principio de ser dinámicos y adaptarse a las necesidades cambiantes de la Medicina del futuro. Los hospitales ya construidos pueden todavía ser adaptados a las necesidades de futuro si se introducen modificaciones que se basen en el dinamismo. En este sentido, este modelo es válido tanto para hospitales ya existentes que deben ser reformados, como para hospitales que no han sido creados todavía.   

¿Podríamos conocer algún ejemplo de la implantación de este modelo?

Sí, nuestros trabajos se están desarrollando ahora mismo en Latinoamérica. Tenemos experiencia tanto en Uruguay como en Argentina de estructuras arquitectónicas adaptadas a las necesidades funcionales y con capacidad de adaptarse a las demandas futuras mediante modificaciones sencillas, sin sobrecoste para el hospital.

En la zona de Luján, en Buenos Aires (Argentina), se está construyendo con este modelo un hospital adaptado para personas de la tercera edad. Se trata de unas infraestructuras sanitarias adaptadas a las necesidades de acompañamiento y de investigación en esta materia. También estamos desarrollando estructuras dinámicas en Uruguay, en Punta del Este, donde se está levantando un centro adaptado a las necesidades sanitarias de carácter turístico, y por tanto dirigido a pacientes que requieran asistencia sanitaria de carácter transeúnte. Las infraestructuras sanitarias adyacentes tienen carácter hotelero y de ocio para que sean utilizadas por los acompañantes de estos pacientes.

De la misma forma, cualquier centro sanitario puede ser adaptado a cualquier necesidad desde el punto de vista socioeconómico o sociocultural. También cabe destacar una reforma que hicimos en Buenos Aires en la que adaptamos un edificio para una Unidad de Neurociencias destinada a pacientes de larga o media estancia con deterioro cognitivo y enfermedades neurológicas degenerativas. Este centro es el Ineba, una experiencia muy interesante desarrollada en colaboración con los profesionales sanitarios, que han participado en el diseño de la estructura.

En estos momentos, ¿cuáles son los déficits estructurales que encuentra en los hospitales españoles?

Los hospitales españoles, si me permite la expresión, son extremadamente rígidos en comparación con otro tipo de infraestructuras. La evolución que está teniendo la Medicina estos años nos indica que los hospitales deben estar preparados para un cambio estructural importante. Aspectos como la hospitalización van a pasar a un segundo plano y el diagnóstico va a requerir elementos cada vez menos invasivos. Los hospitales serán zonas donde solo ingresen aquellos pacientes que, por su estado de gravedad, estén mejor dentro del centro que fuera. Ahora mismo las infraestructuras sanitarias están diseñadas con grandes áreas de hospitalización, grandes áreas de diagnóstico y de tratamiento invasivo. Todo esto va a cambiar, los centros se adaptarán a las necesidades de la Medicina individualizada y de precisión.

Luis Rosado en el plató de Redacción Médica.


Una de las grandes preocupaciones que hay actualmente en el sistema sanitario es la sostenibilidad. ¿Qué oportunidades de ahorro y eficiencia ofrecen estas soluciones dinámicas?

La eficiencia es un quebrado entre la calidad de los servicios prestados y el coste de los mismos. Sabemos que es posible mejorar el enumerador y disminuir el denominador para obtener una mayor eficiencia. Una infraestructura creada en torno a las necesidades reales de los procedimientos médicos mejora los resultados asistenciales. Si las construcciones son capaces de adaptarse a las necesidades reales de cada momento evitarán el despilfarro y la sobreocupación. Además, si contamos con todos los elementos innovadores de carácter constructivo y clínico, estaríamos ante la tormenta perfecta. Es decir, seremos capaces de actuar sobre aquello que mejora la calidad y que disminuye el coste. Esta clase de hospitales pueden ser muchísimo más eficientes que los actuales.

¿Cuáles son las principales quejas respecto a la arquitectura del hospital que se pueden solventar con estas soluciones dinámicas en salud?

Yo he vivido esas quejas en mis propias carnes. He recibido hospitales ya construidos que han tenido que ser adaptados a la realidad de los pacientes que tenían que atender. Hace poco hemos sido testigos de la construcción de hospitales de carácter megalítico, extremadamente grandes, donde existen serias dificultades para que los profesionales trabajen de forma funcional, con largas distancias que recorrer para dar asistencia a los pacientes.

"Dentro de 5 o 10 años, los hospitales van a ser unidades de Cuidados Intensivos"




Esto ha obligado a introducir nuevas tecnologías que permitieran suplir esta distancia, algo que ha sido en algunos casos insuficiente y ha supuesto un sobrecoste. Los que hemos tenido la oportunidad de vivir entregas de hospitales o de centros de salud hemos visto que, en la mayoría de los casos, ha habido que acometer reformas.

¿Cómo cree que serán los hospitales españoles dentro de 30 años? ¿Van a ser mucho más grandes y más bonitos o realmente cree que va a haber un cambio en el concepto de su construcción?

Estamos en un momento casi disruptivo con la llegada de la revolución digital, la deslocalización tiempo-espacial, la Medicina de Precisión, la inteligencia artificial y otros elementos que están transformando de una forma exponencial la sanidad. Vamos a ser testigos de cambios importantes en la sanidad en poco tiempo. Dentro de entre cinco y diez años los hospitales van a ser verdaderas unidades de Cuidados Intensivos, de enfermos críticos. Solo van a ingresar en el hospital aquellos pacientes que tengan beneficio real por haber ingresado, y estos son los que necesitan soporte de elementos vitales para su organismo. 

Entrevista completa a Luis Rosado.

La mayoría de los diagnósticos y de tratamientos se van a poder ambulatorizar y, por tanto, el concepto de hospital como edificio grande, como castillo, va a desaparecer. Además no necesariamente deberá ser un hospital centralizado, sino que podrá ser un hospital disperso en el espacio, porque muchas veces los resultados van a transmitirse de una forma digital y no va a ser necesario centralizar la mayoría de las infraestructuras.

Otro factor son las personas. Los profesionales se dedicarán a aquello que hacen mejor que las máquinas, y las máquinas a lo que hacen mejor que nosotros. Esto transformará la sociedad sanitaria con toda seguridad.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.