Este es el número que calcula necesario para que los pediatras no tengan que atender más de 1.000 tarjetas sanitarias



04 feb 2016. 13.03H
SE LEE EN 5 minutos
Carlos Corominas. Madrid
La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (Aepap) calcula que para dar “una buena asistencia” y que los profesionales de pediatría no tengan que atender más de 1.000 tarjetas sanitarias hacen falta “al menos 275 pediatras más en España”. Por ello, Begoña Domínguez, presidenta de Aepap, ha reclamado que se actualicen los cupos y se “aumenten las plazas MIR en pediatría que llevan estancadas años”.

PConcha Sánchez Pina, coordinadora del 13º curso de Actualización en Pediatría; Begoña Domínguez, presidenta de la Aepap y Carlos Valdivia, vicepresidente de la Aepap.


Ha hecho estas declaraciones en la presentación del 13 Curso de Actualización en Pediatría en la que ha recalcado que estos 275 profesionales más “no es una cifra tan alta y cambiaría muchísimo”. Según datos que maneja la asociación, desde 2008 el número de plazas de médicos internos residentes (MIR) para pediatras "se ha estancado en torno a los 400" tanto para hospitales como para centros de salud y ha recalcado que para que no haya problemas relevo generacional harían falta "305 MIR de pediatría en Atención Primaria en 2016 para suplir las jubilaciones en 2020 y no se está llegando a ese número".

Según la asociación esta cifra podría terminar con el hecho de que un pediatra tenga que atender a más de 20 niños en un solo día e “incluso hay momentos en los que atienden a 40 y 50”.

Domínguez ha alertado de que en comunidades como Andalucía, Baleares, Cataluña y Madrid, “los profesionales tienen que atender más de 1500 tarjetas. Esta situación de colapso también hace que un 30% de niños estén siendo tratados por médicos que no son especialistas en pediatría.

Por otra parte, Domínguez ha recalcado que “una buena medida sería la de ajustar los cupos a la realidad sociodemográfica”. Se refiere a aumentar el número de pediatras en aquellas zonas donde se compruebe que se desplazan parejas jóvenes ya que “el 55 por ciento de las cosultas son menores de 4 años que acuden con una frecuencia de 9 consultas al año”, frente a las 5 visitas que realiza la población infantil más mayor.

En el curso participan 800 pediatras y en el que, durante tres días, se celebrarán 61 actividades e intervendrán 108 ponentes. Las sesiones plenarias se centrarán en los temas de urgencias, el divorcio de los padres y la nutrición infantil.

Contra la obligación de vacunarse

En la presentación también ha habido espacio para hablar del movimiento antivacunas, aunque Carlos Valdivia, vicepresidente de Aepap, ha señalado que prefiere llamarles “personas con rechazo a las vacunas”. Para revertirlo ha apostado por pedagogía y por informar a los padres antes que por “hacer que las vacunas sean obligatorias”.

“Se ha visto que cuando obligas a hacer algo, normalmente genera rechazo”, ha señalado y se ha referido a los antivacunas como algo residual: “Del 5 por ciento de la población no vacunada, apenas la mitad se deben a padres que se conocen como antivacunas”. Sobre el reciente informe del Comité de Bioética, que promueve la vacunación con incentivos económicos, señala que “se hace en lugares como en Australia, pero aquí las tasas de vacunación son muy altas y no sería del todo necesario; se habla mucho de antivacunas, pero la realidad es que son muy pocos”.

Además, Valdivia se ha referido al posicionamiento sobre vacunación infantil hecho público recientemente por la asociación en el que se pedía recoger aquellos casos de niños que no se vacunen y ha matizado que “no se trata de marcar a los padres, sino de identificar a la población infantil de riesgo para trabajar en convencerles”.

Sin embargo, sí se ha mostrado tajante sobre los sanitarios que no se vacunan: “Sí queremos marcar a los profesionales”. Por eso, aunque no ha propuesto medidas coercitivas, sí ha recordado que todos los profesionales adultos “deben estar vacunados de la gripe” y ha señalado que “a diferencia de los pediatras, los otros médicos no están tan concienciados de un peligro que se puede evitar fácilmente”.

ENLACES RELACIONADOS:


Los pediatras exigen que se marque a los padres antivacunas en la historia clínica de sus hijos (25/01/16)

El Comité de Bioética propone la vacunación obligatoria o con incentivos económicos (02/02/16)

La Aepap potencia las habilidades del MIR pediatra (19/11/15)

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.