El estudiante en la consulta 'corta' la comunicación entre médico y enfermo

La presencia del estudiante resultaba confortable para el paciente, en un 83,5 por ciento de los casos

dom 28 febrero 2016. 16.18H
José A. Puglisi. Madrid
Tres, a veces, puede ser multitud. Un estudio de la universidad australiana Queensland ha revelado que solo el 12,6 por ciento de los pacientes comparte sus emociones o pensamientos personales cuando hay un estudiante de Medicina en la consulta. Por el contrario, la ausencia del futuro profesional sanitario duplica la dosis de confianza, por lo que el 26,3 por ciento de los pacientes se muestran más abiertos en la comunicación.

Para realizar esta investigación, se realizó un proceso de observación en las prácticas en las que participaban estudiantes del tercer año de Medicina. Después de cada consulta, el equipo solicitaba al médico, estudiante y paciente que rellenase un cuestionario para medir tres aspectos fundamentales: la satisfacción del paciente, relación con el papel del estudiante en la consulta y tiempos de espera.

El estudio permitió revelar que, a pesar de que pueda generar interrupciones al momento de expresar emociones personales, la presencia del estudiante resultaba confortable para el paciente, en un 83,5 por ciento de los casos. Asimismo, su presencia también ha sido valorada positivamente en aspectos como la forma en la que ha lidiado con los casos y los problemas planteados y en la satisfacción final del paciente al salir de la consulta.

En términos de espera, la presencia del estudiante tampoco ha generado problemas. Los pacientes han asegurado que no han percibido diferencia en el tiempo de espera previo a la consulta y, en un 81 por ciento de los casos, tampoco vieron cambios significativos en la duración propia de la consulta, que ha oscilado entre los 6 y 20 minutos.

Los estudiantes, por su parte, han asegurado que el 83,9 por ciento de las consultas han contribuido a su formación profesional, adoptando nuevos conocimientos médicos y en el trato con el paciente. En este sentido, el estudio concluye que la presencia de los alumnos en la consulta es favorable y, en muchos aspectos, no altera el funcionamiento del hospital. Sin embargo, advierte sobre la posibilidad de que genere trabas en el vínculo médico-paciente.

ENLACE RELACIONADO:

Los recortes dañan la relación médico-paciente (12/01/14)